Buscar

MUNDIARIO

El Ejecutivo aprueba un prometedor paquete de ayudas al transporte por 1.800 millones de euros

El ministro Ábalos también ha establecido como obligatorias las recomendaciones en materia de bioseguridad impulsadas por los organismos comunitarios.
El Ejecutivo aprueba un prometedor paquete de ayudas al transporte por 1.800 millones de euros
El ministro de Transportes y Movilidad de España, José Luis Abalos / ABC.
El ministro de Transportes y Movilidad de España, José Luis Abalos / ABC.

La recuperación de la movilidad es una prioridad taxativa en España. El Gobierno de Pedro Sánchez sigue poniendo todo el arsenal y las municiones en esta dura batalla contra los efectos adversos de la crisis del coronavirus, de la cual no se ha librado ningún sector. El del transporte ha sido uno de los más perjudicados. 

Es por ello que el Ejecutivo nacional ha aprobado este martes un paquete financiero de apoyo al sector del transporte que incluye medidas y créditos por un importe de 1.800 millones de euros. De ese monto, 1.000 millones se destinarán a aumentar la capacidad de endeudamiento de Renfe (el gremio de transporte ferroviario) para compensar la caída de la demanda de movilidad en tren por la pandemia; 633 millones se utilizarán para financiar a las empresas de transporte privado y 110 millones para los gastos de la Sociedad Estatal de Infraestructuras del Transporte Terrestre (Seitsa) con el propósito de atender sus compromisos de obra pública.


Quizás también te interese:

La OCDE advierte de que extender las ayudas de los gobiernos al empleo puede “distorsionar” el mercado laboral


Por lo tanto, se crea así un mecanismo de distribución y transferencias de presupuestos que gestionará el Ministerio de Transporte. La gran ventaja de este paquete de ayudas es que podría reanimar la actividad del sector e incrementar su rentabilidad hasta en un 30% de forma inicial, lo que regeneraría empleos y dinamizaría la movilidad segura y responsable en pro de la reconstrucción del mercado laboral, en especial el del sector de transporte de mercancías, que es esencial para las empresas y los comercios, igualmente desgastados y afectados por la crisis del coronavirus. 

Esos capitales son complementarios a los que se han aprobado anteriormente, en especial los 800 millones de euros destinados al transporte público en las comunidades autónomas, sumado a los avales y ayudas fiscales al sector para contrarrestar los efectos de caída del consumo, merma de la demanda y contracción de la movilidad generados por la Covid-19.

Este presupuesto macro de 1.800 millones de euros equivale a un 13% del PIB nacional (1,1 billones de euros), lo que representa una gran apuesta que el Gobierno hace con el objetivo de inyectar liquidez que le permita al sector optimizar sus índice de operatividad, su capacidad de captación de rentas nuevas y la sostenibilidad y reincorporación de puestos de trabajo esenciales. 

El decreto que oficializó hoy esta medida se compone de tres elementos fundamentales: la protección de la salud de los trabajadores y pasajeros, proporcionar liquidez a las empresas del sector y reducir las cargas administrativas simplificando trámites, según ha explicado el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, en una rueda de prensa posterior a la sesión del Consejo de Ministros de este martes.

Precisamente, el objetivo del Gobierno se basa en que las empresas de transporte de carga y pasajeros tengan una mayor holgura financiera y reservas de capital más amplias para así evitar nuevos despidos, mayor carga y presión fiscal para el Estado por los ERTE (pagos de salarios por parte del Gobierno en ese sector) y reanimar la movilidad de un gremio que determina el rumbo operativo de las empresas que alimentan el consumo, la oferta, el empleo y el PIB general de la economía española. He ahí la preponderancia que el Ejecutivo tanto le ha dado a ese eslabón tan importante de la vida nacional. 

El ministro Ábalos también ha establecido como obligatorias las recomendaciones en materia de bioseguridad impulsadas por los organismos comunitarios, “con lo que España da un paso más allá que el de sus socios de la Unión Europea”, ha dicho el titular de la cartera de Transportes. 

De esta forma, el Gobierno español asume una política de Estado basada en la reactivación financiera del transporte como eje transversal de la economía nacional bajo una nueva cultura laboral de la prevención y el protocolo sanitario, algo que no ha sido implementado por ningún gremio de transporte ni algún otro Gobierno de la UE.

Además, el ministro ha lanzado un anuncio que será el salvavidas que tanto esperaba el sector aéreo para poder mantener sus aviones estacionados con la esperanza de volver a generar negocio y rentabilidad surcando los cielos. Y es que Ábalos ha confirmado que las empresas del sector aéreo están los “candidatos” a recibir apoyo del fondo de 10.000 millones de euros creado el pasado viernes para apoyar a empresas estratégicas, aunque aclaró que “no hará nada sin un requerimiento previo de las compañías”.

No se descarta que al menos 6.000 millones de euros sean destinados al sector como parte de un paquete que le permitirá a las aerolíneas invertir esa liquidez en compras de activos de respaldo, nuevas contrataciones, servicios técnicos a sus unidades y planes de reorganización financiera para establecer nuevos esquemas de precios que atraigan clientes, demanda y rentabilidad al golpeado sector turístico y aeronáutico. @mundiario