Buscar

MUNDIARIO

EE UU no dejaría de aplicar su agresiva política de aranceles sobre China

El secretario del Tesoro norteamericano, Steven Mnuchin, ha dicho que la firma de la fase dos no garantiza que ya no se le cobre a los productos de Pekín. 

EE UU no dejaría de aplicar su agresiva política de aranceles sobre China
Donald Trump y Xi Jinping. / RRSS
Donald Trump y Xi Jinping. / RRSS

Firma

Rodrigo Chillitupa Tantas

Rodrigo Chillitupa Tantas

El autor, RODRIGO CHILLITUPA TANTAS, escribe en MUNDIARIO. Es periodista peruano de la Universidad Jaime Bausate y Meza. Trabajó como redactor en los periódicos Todo Sport, Nuevo Sol y el Grupo La República. Fue corresponsal en Lima de Segundo Enfoque de Argentina. Actualmente colabora con la revista CARETAS. @mundiario

A pesar de que firmó la fase inicial del nuevo acuerdo comercial, Estados Unidos no cambiaría su posición para aplicar su política de aranceles a China. El secretario del Tesoro norteamericano, Steven Mnuchin, señaló en una entrevista al diario Wall Street Journal que Washington seguirá cobrándole impuestos a los productos de Pekín.

“Podríamos lograr la segunda fase y remover algunos aranceles. Podemos hacerlo mientras vayamos avanzando”, dijo Mnuchin. Como se recuerda, las delegaciones de Washington y Pekín firmaron la semana pasada en la Casa Blanca la fase del pacto económico entre ambos países. 

El acuerdo, de 86 páginas en su versión en inglés, abre el mercado chino a más compañías estadounidenses, especialmente del sector financiero, supone un aumento de las exportaciones de productos agrícolas estadounidenses y contiene compromisos de respeto a la propiedad intelectual. Sin embargo, mantiene un punto: los aranceles a productos chinos por valor de 360.000 millones de dólares. 

“China gastará más de 200.000 millones de dólares en los próximos dos años en productos estadounidenses”, agregó Trump. El inquilino de la Casa Blanca ha procedido a desglosar la cantidad: 75.000 millones en bienes industriales, 50.000 en energía, 50.000 en productos agrícolas y entre 40.000 y 50.000 en servicios, incluidos los financieros. 

Pekín tendrá entre sus compromisos de este acuerdo inicial que aumentará los 128.000 millones de dólares en productos estadounidenses que el país compró en 2017, el año que los negociadores han utilizado como referencia. Eso podría perjudicar a empresas europeas o japonesas, que venían cubriendo parte de esa demanda.  

Más allá de este panorama, el secretario de Estado norteamericano agregó que Italia y el Reino Unido podrían sufrir su agresiva política de cobro de impuesto si deciden hacer lo mismo con las empresas tecnológicas Alphabet Inc y Facebook Inc.

“Si no, se encontrarán con los aranceles del presidente Trump. Tendremos conversaciones similares con ellos”, añadió Mnuchin. La advertencia del secretario de Estado norteamericano se da después de de que Francia se comprometiera con Washington a evitar una guerra comercial hasta por lo menos el final de este año. @mundiario