Buscar

MUNDIARIO

EE UU comprará 75 millones de barriles de petróleo para llenar sus reservas

Ante el nuevo orden mundial que se avecina, la primera potencia del planeta quiere resguardarse y tener reservas de capital y energía con las que pueda sostener a su nación durante un buen tiempo.
EE UU comprará 75 millones de barriles de petróleo para llenar sus reservas
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en rueda de prensa en la Casa Blanca (Washington) / AP.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en rueda de prensa en la Casa Blanca (Washington) / AP.

El mercado está seco. Hay muy pocos capitales y demasiado petróleo que, en la práctica, no vale nada, lo que, paradójicamente, agrava la seguía financiera mundial. El dinero está concentrado entre el monopolio que se reparten Wall Street (Bolsa de Valores de Nueva York), el Gobierno de EE UU, la Reserva Federal y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Entre esos cuatro ejes que controlan el poder financiero del eje capitalista global en el actual sistema-mundo, está la llave para la solución progresiva de esta crisis económica planetaria.

Sin embargo, la pandemia de coronavirus, además de golpear, reducir y reestructurar a la humanidad, también ha modificado su dinámica y amenaza con desacelerar el proceso de globalización que tantos años le tomó al mundo construir, es decir, una desglobalización que ya está en curso como si se erigiera una nueva Cortina de Hierro entre Occidente y Oriente por la paralización del comercio, la economía y el mercado del petróleo.

Ante el nuevo orden mundial que se avecina, la primera potencia del planeta quiere resguardarse y tener reservas de capital y energía con las que pueda sostener a su nación durante un buen tiempo. En la misma estela de China, ahora Estados Unidos ha decidido abastecerse de petróleo con el cual pueda reactivar su sistema industrial y tratar de revertir los traumáticos efectos que la recesión mundial ha tenido sobre las economías que alimentan y retroalimentan el ciclo centro-periferia del actual sistema neocapitalista global.

Y es que EE UU anunció este martes que comprará 75 millones de barriles de crudo para llenar sus reservas estratégicas, aprovechando el desplome de los precios del petróleo. El objetivo es uno solo, desahogar los depósitos en mar y tierra para que la oferta se descomprima y el precio pueda repuntar por encima del costo de producción mundial tras haber caído este pasado lunes, 20 de abril, en el foso por debajo de cero dólares hasta ubicarse en -37,63 dólares por primera vez en la historia de ese recurso mineral.

Así lo ha anunciado y ha dejado entrever, este pasado lunes por la tarde, el presidente Donald Trump, después de que el barril de referencia estadounidense, el West Texas Intermediate (WTI), cayera hasta cotizar en negativo por primera vez en su historia, tras llegar a desplomarse un 305%.

El dramático desplome de los precios del petróleo ha llevado a EE UU a repensar su política económica globalista y expansionista para apelar a la profundización del proteccionismo y poner orden en la casa antes de que el mercado petrolero llegue a un punto muerto del que no salga durante dos o tres meses más después del duro golpe recibido ayer con el saldo negativo del precio y su conversión al grado de la actividad económica y comercial menos rentable del mundo en este momento de reducción del tamaño de la economía global.

"Estamos llenando nuestras reservas nacionales de petróleo”, ha dicho Trump en su rueda de prensa diaria para informar de la crisis del coronavirus. “Estamos buscando poner hasta 75 millones de barriles en las reservas. Eso alcanzaría su límite. Esa sería la primera vez en mucho tiempo que se alcanza su límite", apuntó.

El presidente ya había anunciado hace un mes que su intención era llenar esa reserva estratégica, creada en los años 70 para disminuir el efecto de las interrupciones en el suministro de petróleo, está almacenada en contenedores subterráneos, a lo largo de la costa de Texas y Luisiana. Tiene capacidad total de más de millones de barriles, y el 17 de abril contenía 635 millones, reseñó AFP.

Y a pesar de que Venezuela es el país que tiene las reservas de petróleo más grandes y extensas del planeta, es crudo sin explotar ni procesar que no tiene valor comercial per se en su actual estado, mientras que EE UU ya está construyendo reservas de crudo procesado que le servirán para abastecer su mercado y consumo interno, así como para también exportarlo cuando el mercado petrolero mundial se recupere y en un eventual escenario de cambio político en Venezuela donde logre gestar una alianza energético con un hipotético nuevo gobierno pro-estadounidense tras un posible derrocamiento del régimen de Maduro y una transición poder en ese país sudamericano.

La causa del desplome este lunes del precio del petróleo Texas tiene un componente estructural y otro técnico. Y es que al caer la demanda a cero por la crisis económica mundial desatada por la pandemia, los contratos de compra de petróleo para mayo y junio perdieron su valor debido a que el crudo está estancado en depósitos en mar y tierra y los costos de mantenerlos en ese estado son mucho más elevados que las ganancias tan bajas o casi nulas que hoy genera el mercado petrolero, razón por la cual los productores decidieron pagar a los inversores para que sacaran los excedentes de los depósitos y eso devaluó su precio hasta los -37,63 dólares, es decir, por debajo de $0.

Otro factor clave que determinó el colapso del mercado ayer es que los contratos de futuro que sirven de referencia para calcular el precio del Texas vencen este martes. El petróleo se entregará en mayo, pero la capacidad de almacenamiento está al límite y nadie quiere quedarse el petróleo en la fecha de entrega, según las firmas de análisis del mercado energético.

“Es más una cosa financiera que una situación del petróleo”, ha opinado Trump, aunque luego ha admitido que la demanda se ha desplomado: “El problema es que nadie está conduciendo un coche, en ningún lugar del mundo”, agregó. @mundiario