Los economistas como puente entre Galicia y el Norte de Portugal

Ordem dos Contabilistas Certificados de Portugal. / O Jornal Económico
Ordem dos Contabilistas Certificados de Portugal. / O Jornal Económico

Debemos aprovechar los favorables vientos de cola para ahondar en las relaciones transfronterizas entre Galicia y el Norte de Portugal, siendo conscientes de que los intereses comunes pueden y deben ejercer como motor económico.

Los economistas como puente entre Galicia y el Norte de Portugal

Aunque la reciente crisis económica incrementó los juicios críticos hacia la profesión de economista, imputándosenos una falta de capacidad previsora del curso de los acontecimientos económicos y, lo que aún es peor, considerable grado de responsabilidad en el proceso de su gestación, permítanme, sin negar radicalmente los cargos que se nos achacan, manifestar con orgullo que nuestra profesión es una de las que en las últimas décadas más ha contribuido al progreso y la mejora del bienestar de nuestra sociedad.

A mayor abundamiento, y en contra de quienes sostienen que el análisis económico no estuvo a la altura, es de justicia reivindicar que sí hubo economistas que advirtieron que el sistema financiero no resultaba todo lo robusto y fiable que se pensaba -Krugman o Roubini, por citar a aquellos más conocidos-, prediciendo el estallido de la crisis, y que la actual mejora de la economía se debe a la concienciación generalizada de la sociedad sobre la necesidad de aplicar el análisis económico como base de las actuaciones públicas y privadas.    

En este sentido, cabe recordar que, si bien la intensidad de la crisis económica mundial se dejó sentir a lo largo y ancho de toda la Península Ibérica, se cebó especialmente con el espacio que conforma la Eurorrexión: recordemos que en el año 2010 las exportaciones e importaciones gallegas sufrieron una caída generalizada del 10 por ciento, mientras que el comercio con el país luso se desplomó más del doble, un 23 por ciento, con la consiguiente reducción de la movilidad laboral y económica entre los mercados de uno y otro lado de la frontera.

Casi una década después nos encontramos afortunadamente en un escenario muy distinto: el notable crecimiento del país luso en los últimos años y la impresionante reducción del paro evidencian el denominado milagro económico portugués, mientras que, por su parte, Galicia crece a un ritmo que le permitirá liderar, junto con Madrid y la Comunidad Valenciana, el ranking de CC.AA. con mayor crecimiento en 2018, con aumentos iguales o superiores al 3 por ciento.

No hay nada más indicado que los profesionales de la economía para, una vez analizadas las realidades cruzadas de ambos territorios, colaborar en la creación de sinergias económicas que sirvan para dinamizar el tejido productivo y el crecimiento del espacio común.   

En este contexto, debemos aprovechar estos favorables vientos de cola para ahondar en las relaciones transfronterizas entre Galicia y el Norte de Portugal, siendo conscientes de que los intereses comunes pueden y deben ejercer como motor económico, diluyendo las fronteras administrativas de ambos territorios, evitando competencias indeseables y detectando oportunidades de inversión y de negocio. Y es aquí donde los economistas de ambos países jugamos un papel clave: porque no hay nada más indicado que los profesionales de la economía para, una vez analizadas las realidades cruzadas de ambos territorios, colaborar en la creación de sinergias económicas que sirvan para dinamizar el tejido productivo y el crecimiento del espacio común.   

Llegados a este punto, aquellos que ostentamos la representación de las organizaciones que agrupan a los profesionales de la economía de ambos territorios, tenemos la obligación de ofrecer tanto al sector público como al privado, toda la fuerza de nuestras instituciones, así como la sapiencia y conocimiento de nuestros colegiados, de cara al fortalecimiento de unas relaciones transfronterizas generadoras de riqueza y oportunidades de desarrollo.      

De este modo, tanto el Consello Galego de Economistas, que ampara a 5.000 profesionales de la economía de la Comunidad Autónoma, como la Ordem dos Contabilistas Certificados, que suma más de 70.000 miembros y la Ordem dos Economistas, que aúna 12.500 economistas portugueses, obligados por nuestro compromiso social a actuar como robustos pilares que afiancen el puente entre ambos espacios, estamos trabajando conjuntamente para poner a disposición de nuestro entorno el conocimiento técnico necesario para hacer bueno el lema de una de las iniciativas llevadas a cabo conjuntamente: “construyendo en cooperación” que, más allá de una simple declaración de intenciones, revela que la natural integración entre Galicia y Portugal nos exige el seguir apostando por iniciativas conjuntas, creando un espacio de fuerte interrelación social, económica y cultural, pleno de oportunidades y con un gran potencial de desarrollo. Ese es el desafío al que los profesionales de la economía sabremos responder de manera adecuada. @mundiario

Los economistas como puente entre Galicia y el Norte de Portugal
Comentarios