Buscar

MUNDIARIO

Las economías de los 37 países más ricos del mundo tendrán una recuperación lenta en 2020

El valor neto de la economía global pasará de su nivel actual de 77 billones a 81 billones de dólares el próximo año, justo en el inicio de la segunda década del siglo XXI.
Las economías de los 37 países más ricos del mundo tendrán una recuperación lenta en 2020
Una planta industrial en Toronto, Canadá / Forbes.
Una planta industrial en Toronto, Canadá / Forbes.

La pandemia de Covid-19 no ha hecho sino retrotraer a las economías del mundo desarrollado a una fase de involución y estancamiento que ha puesto a prueba la capacidad de resiliencia del sistema de vida de la humanidad, cuyo sustento principal está, precisamente, en la dependencia de los países subdesarrollados y pobres del eje central del sistema capitalista global, dominado por los 37 países más prósperos del mundo, que son los integrantes del selecto club de la OCDE.

Y es que el impacto de la pandemia de coronavirus sobre la economía provocará este año una caída de la actividad del 4,5%, una proyección que es mucho más optimista que los cálculos anteriores de la OCDE, pero aun así la recuperación “será lenta y está llena de incertidumbre”, de acuerdo con el último reporte del organismo multilateral, cuyas naciones integrantes se han visto expuestas a la volatilidad de los mercados desde que el shock del estallido de la crisis sanitaria en febrero tumbara los principales mercados financieros internacionales, empezando por Wall Street en Estados Unidos, lo que generó una reacción en cadena de los mercados del resto del planeta y en ese momento se estancaron los flujos de capitales que alimentan las cadenas de suministro global.


Quizás también te interese:

¿Por qué el Banco de España descarta una recuperación rápida para la economía nacional?


Esto implica que, en la medida que las naciones más industrializadas y poderosas del mundo logren reactivar sus sistemas productivos y comerciales, se producirá un reacoplamiento de esos flujos de capitales e inversiones que se perdieron y se fugaron en masa hasta los instrumentos de refugio como el oro y el dólar durante las primeras fases de agudización de la crisis económica mundial en marzo. 

En su informe de perspectivas intermedias, que repasa las de junio, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) aumentó este miércoles en 1,5% su estimación inicial, aunque pronosticó que el producto interior bruto (PIB) mundial crecerá en 2021 un 5%, dos décimas menos que hace tres meses.

Por lo tanto, el valor neto de la economía global pasará de su nivel actual de 77 billones a 81 billones de dólares el próximo año, justo en el inicio de la segunda década del siglo XXI. De esta forma, la humanidad podrá tener una mayor reserva de capitales en los Gobiernos de los países más perjudicados por la pandemia para reducir la creciente tendencia de desempleo mundial que, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), cerrará el año con 45 millones de personas en el paro tras perder sus empleos por la crisis del coronavirus, lo que supone un reto logístico y financiero para evitar que detonen focos de colapsos socioeconómicos en las regiones más precarias del planeta.

Los 37 países que integran la OCDE son: Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, República Checa, Chile, República de Corea, Dinamarca, República Eslovaca, Eslovenia, España, Estados Unidos, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Hungría, Irlanda, Islandia, Israel, Italia, Japón, Letonia, Lituania, Luxemburgo, México, Noruega, Nueva Zelanda, Polonia, Portugal, Reino Unido, Suecia, Suiza y Turquía. @mundiario