Buscar

MUNDIARIO

¿Cómo funciona la economía detrás del arte absurdamente caro?

¿Qué hace que alguien compre por ejemplo el Salvator Mundi de Leonardo da Vinci por 450 millones de dólares? No puede ser que solo sea una tentativa de inversión. 

¿Cómo funciona la economía detrás del arte absurdamente caro?
La obra de Da Vinci, Salvator Mundi. / RRSS
La obra de Da Vinci, Salvator Mundi. / RRSS

Desde un punto de vista económico, el arte puede ser una inversión. Aunque la investigación muestra que invertir en arte tiene resultados mixtos. El arte también tiene lo que los economistas llaman "beneficios psíquicos". Es algo para disfrutar, experimentar o alardear, y esta puede ser la clave del alto precio pagado por el Salvator Mundi de Leonardo da Vinci. 

Como inversión, el rendimiento del arte varía enormemente, dependiendo de una serie de factores. Por ejemplo, las obras de arte asociadas con movimientos que están actualmente de moda superarán a otros tipos de arte. El arte contemporáneo actualmente está superando al arte impresionista, por ejemplo. La fuerte demanda de arte contemporáneo, junto con una oferta limitada, ha llevado a algunos artistas anteriormente pasados por alto, como Keith Haring, a ser acogidos por los coleccionistas.

Las llamadas "obras maestras", justo como la de Leonardo da Vinci, en realidad tienen un peor desempeño financiero que el mercado del arte en su conjunto. Sin embargo, dado que el arte también proporciona beneficios a través del consumo (prestigio, decoración, etc.), es diferente de las acciones y los bonos. Los rendimientos pueden ser más bajos, pero el arte sigue siendo atractivo para invertir por todas esas razones que van más allá del dinero en sí.

El placer estético del arte, una sensación de desafío o inspiración, es subjetivo y difícil de medir. Pero eso no significa que el consumo de arte no agregue valor. Los economistas usan los términos "retornos psíquicos" o "beneficios psíquicos" para describir los beneficios de consumir arte. Esto se divide en tres áreas principales. Un área es la satisfacción de apoyar a las artes y artistas. Esta motivación es especialmente importante para quienes donan sus colecciones a museos o apoyan las artes.

Luego está el beneficio psíquico que proviene de los beneficios "funcionales" o decorativos del arte que se usa para adornar espacios. En general, esto es lo más cercano a la intención del artista cuando crean el trabajo. Pero también existe el prestigio que proviene de poseer arte, especialmente porque se usa para mostrar buen gusto, riqueza y poder. Por ejemplo, las entradas y los vestíbulos de las oficinas a menudo muestran grandes obras llamativas de arte moderno o contemporáneo.

Esto es lo que los economistas llaman "consumo conspicuo". A medida que las personas se vuelven más ricas, aumenta su demanda de arte de gama alta. De hecho, el arte tiene una larga tradición de ser utilizado como una declaración de poder, y eso explica muchas de estas absurdamente caras compras. @mundiario