Las diez claves que debes conocer antes de presentar la declaración del IRPF 2020

Oficinas de Hacienda. / RR SS
Oficinas de Hacienda. / RR SS

Hacienda permitirá fraccionar en seis meses la declaración de la renta por los ERTE.

Las diez claves que debes conocer antes de presentar la declaración del IRPF 2020

Este miércoles 7 de abril comienza la campaña de Renta y Patrimonio del ejercicio 2020 y, aunque el impuesto no ha sufrido grandes cambios, sí hay alguna novedad importante que conviene conocer. Estas son las 10 claves del IRPF 2020:

  • ¿Cómo tributa el dinero percibido por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), ayudas o subvenciones en el marco de las medidas anticrisis derivadas de la Covid-19?. Las cantidades percibidas en 2020 en concepto de ERTE tienen la consideración de rendimientos de trabajo, sujeto y no exento de IRPF. Así, pueden producirse tres supuestos diferentes donde el contribuyente tendrá que declarar o no en función de las siguientes circunstancias:
    • Si en 2020 solo hubiera percibido ingresos procedentes de los ERTE por una cantidad inferior a los 22.000 euros, no estaría obligado a declarar.
    •  Si en 2020 hubiera tenido rentas procedentes de  su remuneración salarial y de un ERTE y, además, el importe percibido por el segundo y restantes pagadores fuese inferior a 1.500 euros, no tendría obligación de declarar siempre y cuando no superase los 22.000 euros.
    • En el caso de que hubiera recibido retribuciones de más de un pagador y superase los 1.500 euros del segundos y restantes, tendría que presentar la declaración de IRPF si la suma es superior a 14.000 euros. En este supuesto, si la liquidación resulta positiva, la Agencia Tributaria ha anunciado que “en breve” aprobará una orden para fraccionar en seis veces (julio a diciembre) el pago de la liquidación del IRPF sin intereses. Conviene esperar a que se apruebe esta orden antes de presentar la Declaración.
  •  Los beneficiarios del Ingreso Mínimo Vital deben presentar necesariamente la Declaración por IRPF, como mecanismo de control, aunque sea ésta una renta que está exenta de tributar en la mayor parte de los casos. En este caso la declaración es sencilla, sin ingresos que reflejar y con cuota cero. Distinto es el supuesto en el que el contribuyente sí deba declarar como rendimiento de trabajo cuando supere los 11.279,39 euros (1,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Públicos, IPREM) y perciba otras ayudas destinadas a colectivos con riesgo de exclusión como la renta mínima de inserción, rentas garantizadas y otras ayudas autonómicas y locales. Tributará por el exceso.
  • Deducción por maternidad en caso de estar en ERTE. Las madres con hijos menores y con derecho hasta el momento para aplicar la deducción de 100 euros mensuales por hijo menor de tres años, no podrán aplicar esta deducción durante los meses en los que el ERTE estuviera vigente a tiempo completo. Sí será de aplicación para aquellas que estuvieran en un ERTE a tiempo parcial o por reducción de jornada.  
  • Las deducciones por familia numerosa, ascendientes con hijos y por discapacidad se mantienen independientemente de las situaciones de ERTE.
  • Ha cambiado la deducción por donativos, con un incremento hasta el 80% en los primeros 150 euros y del 35% en los restantes -que se eleva hasta el  40% si la donación es recurrente y se mantuvo en los tres últimos ejercicios-.
  • No es novedad en este ejercicio, pero conviene recordar que los planes de pensiones rescatados antes de tiempo como consecuencia de la situación excepcional generada por la Covid-19, son considerados como rentas del trabajo que tributan de cuerdo con la tarifa general.
  • Las ayudas recibidas del Estado para la compra de un vehículo, tributan por IRPF. Es importante comprobar que aparecen reflejadas en el borrador y, si no lo están, debe incluirlas, pues en caso contrario Hacienda puede reclamar esos pagos con sanción e intereses de demora.
  • La  deducción fiscal máxima por aportación a planes de pensiones privados se sitúa por última vez en 8.000 euros, a partir del próximo ejercicio ésta tendrá un límite máximo de  2.000 euros
  • Alquileres. Los contribuyentes que hayan rebajado los alquileres o aplazado pagos durante la pandemia, pueden deducir los gastos incurridos durante el período que afecte la modificación. Si el arrendamiento es destinado a vivienda, se aplica una reducción del 60% sobre el  rendimiento neto positivo. En el supuesto de un aplazamiento de rentas, únicamente tributará por las realmente percibidas en 2020.
  • Se ha rebajado a tres meses el plazo para considerar de dudoso cobro las cantidades adeudadas en concepto de alquiler y deducirse de los rendimientos a computar.

Todas estas novedades deben estar reflejadas en el borrador de declaración que puede descargarse a partir de este 7 de abril,  si bien conviene revisarlo con calma y no precipitarse a la hora de confirmarlo, hay plazo suficiente.

Hasta el 4 de mayo tendrán que esperar aquellos que quieran hacer su declaración por vía telefónica, previa cita, que también será necesaria a partir del 27 de mayo para realizar la declaración de forma presencial en las Oficinas de la Agencia Tributaria entre los días 2 y el 25 de junio,  si el resultado es a ingresar.

El día 30 de junio concluye la campaña de Renta para el ejercicio 2020. @mundiario

Las diez claves que debes conocer antes de presentar la declaración del IRPF 2020
Comentarios