Buscar

MUNDIARIO

La deuda pública de España vuelve a estallar y ya podría superar el 117% de la economía

Hay demasiado gasto, pocos ingresos en impuestos, una deuda peligrosamente acumulada y una recesión que, ante la austeridad de inversiones, empleos y exportaciones, podría crear la tormenta perfecta para que la caída se prolongue.
La deuda pública de España vuelve a estallar y ya podría superar el 117% de la economía
Sede del Banco de España / expansion.com
Sede del Banco de España / expansion.com

Uno de los países que más dinero debe en exorbitantes cantidades a los mercados mundiales de capital, en toda Europa, es España. La exigencia de una economía basada principalmente en el sector de servicios y en la industria turística es tan avasallante, que el espacio vacío aún no llenado por el Gobierno en esa ingente cifra de fondos pendientes es mucho más grande que el espacio real de dinero circulado y captado en forma de inversiones, impuestos y rentas netas por la actividad económica nacional a lo largo del año.

Ya es mayor el valor de lo que España debe que el valor total de su economía, que a pesar de ser la cuarta más grande de la Unión Europea, la recesión, la pandemia y la mala administración amenazan con quitarle ese título.


Quizás también te interese: 

¿Por qué el Banco de España descarta una recuperación rápida para la economía nacional?


Y es que la deuda pública del país marcó en julio un nuevo récord en 1.291.212 millones de euros (1,2 billones), unos 97.444 millones de euros por encima del nivel registrado en julio de 2019, y podría haber alcanzado el 117% del PIB, de acuerdo con los cálculos de los expertos consultados este jueves por la agencia EFE.

Esto implica que la magnitud de la deuda del Estado español es más del doble de los capitales que genera la actividad económica en los sectores del turismo, el transporte aéreo, los servicios, la hotelería y la agricultura en el país. 

Si bien ese torrente financiero ha agilizado por años las reservas de gasto público del Gobierno, los fondos están a tope y los paquetes de rescate que necesite España para afrontar lo que falta de la actual recesión podrían salir de nuevas emisiones de deuda, es decir, el Ejecutivo deberá endeudarse más para salir del laberinto de la crisis económica provocada por la pandemia, aunado a los problemas que el socialismo en el poder ya había agravado dos años antes de la llegada del coronavirus. 

“De confirmarse este dato, el endeudamiento habría superado a mitad de año la meta fijada por el Gobierno para el conjunto del ejercicio en el 115,5% del PIB, un rápido crecimiento que ha estado impulsado por las mayores necesidades generadas por la crisis del coronavirus, que ha mermado los ingresos públicos y ha obligado a hacer un mayor gasto para frenar su impacto”, según el informe de un grupo de economistas.

Por lo tanto, el origen de esta implosión de la deuda también radica en la exponencial necesidad del gasto público forzado por las demandas sociales derivadas de la crisis socieconómica que el confinamiento, el contagio y el colapso sanitario han inducido en la nueva cotidianidad de la población española.

Hay demasiado gasto, pocos ingresos en impuestos, una deuda peligrosamente acumulada y una recesión que, ante la austeridad de inversiones, empleos y exportaciones, podría crear la tormenta perfecta para que la caída se prolongue en una espiral de una economía artificialmente sostenida por un Gobierno en estado de emergencia financiera. @mundiario