Destino Europa: La presión bajista en los mercados se traslada por vacaciones

Tras 50 días de una elevada volatilidad, retroalimentada por la intención de la Reserva Federal de ir retirando estímulos monetarios, la pelota financiera ha vuelto a caer en el tejado europeo.
Destino Europa: La presión bajista en los mercados se traslada por vacaciones

Inestabilidad política y económica en Portugal.

Tras cincuenta días de una elevada volatilidad en los mercados, retroalimentada por la intención de la Reserva Federal norteamericana de ir retirando estímulos monetarios, la pelota financiera ha vuelto a caer en el tejado europeo. En esta ocasión, una vez más, un vecino de la periferia europea ha monopolizado el riesgo en la Eurozona con un marcado tinte político: las renuncias de los ministros de Finanzas y Asuntos Exteriores del gobierno luso. Como consecuencia, el índice portugués PSI 20 se ha dejado más de un 6%, mientras que el bono luso a 10 años ha llegado a cotizarse por encima del 8%. Ello ha arrastrado al resto de bolsas europeas, tras el prometedor comienzo de semestre, en un nuevo capítulo de la aletargada crisis de la Eurozona.

La elevada sensibilidad del apetito inversor (léase volatilidad implícita en los mercados) ha sido, también, empujada por los rebrotes del conflicto político-social en Egipto y los paupérrimos datos macro en China. Preocupa, además, la subida del precio del crudo por los problemas en el país norteafricano y, más aún, la segunda derivada de éste sobre los costes de producción del gigante asiático.

Comienza un verano cargado de incertidumbres.- Comienza, por tanto, un semestre y un período estival cargado de nuevas amenazas para las maltrechas rentabilidades de las carteras de inversión. Radiografiando el sector nacional de gestión de carteras, el “parte de guerra” del renombrado sell-off en renta fija ha erosionado las plusvalías acumuladas en el año, con mayor incisión en los perfiles más conservadores y más predominantes entre los inversores españoles. Por su parte, las carteras agresivas, con mayor ponderación en renta variable global, han visto reducidas sus voluminosas rentabilidades a la mitad, si bien, a cierre de semestre, muchas de ellas se han situado por encima de niveles del 4-5%. En los perfiles conservadores, el primer semestre apenas aporta puntos básicos positivos a las cuentas de valores de los ahorradores.

La renta fija y las categorías conservadoras, principales damnificadas en 2013.- Las principales categorías damnificadas en los primeros seis meses han sido, por este orden, la renta variable emergente, la renta fija emergente, las materias primas, las posiciones en deuda pública estadounidense, los productos mixtos y los vehículos de retorno absoluto. Dentro de la renta variable, el índice español se quedaba por detrás de la media europea y de los dígitos alcanzados en los parqués estadounidenses; mientras que los diferenciales crediticios daban buena muestra de lo importante que es la selección de emisores de renta fija privada.

El exceso de optimismo de la Fed puede convertirse en oportunidad, pero atención a Europa.- En adelante, todo parece indicar que los catalizadores de la volatilidad no vendrán esta vez desde la Fed, sino que el cóctel de riesgo estará aderezado por ingredientes internacionales. Tal y como observamos en los datos macros de EEUU publicados en las últimas jornadas, podría anticiparse una oportunidad de inversión (eso sí, coyuntural) en los activos pro impulso monetario de la Fed habida cuenta del optimista cuadro macro dibujado por la institución monetaria.

Un consejo: protéjanse y asesórense, y no solo para los rayos del sol.

Destino Europa: La presión bajista en los mercados se traslada por vacaciones
Comentarios