Buscar

MUNDIARIO

Alerta sobre el aumento de la desigualdad social y los problemas que puede crear

La desigualdad social provoca un menor crecimiento del Producto Interior Bruto y rentas bajas. Rompe el principio de igualdad de oportunidades y favorece a los corruptos.

Alerta sobre el aumento de la desigualdad social y los problemas que puede crear
Thomas Piketty con su nuevo libro.
Thomas Piketty con su nuevo libro.

Firma

Juan Ramón Baliñas Bueno

Juan Ramón Baliñas Bueno

El autor, JUAN RAMÓN BALIÑAS, es colaborador y analista económico de MUNDIARIO, donde también escribe sobre el Camino de Santiago. @mundiario

La desigualdad social provoca un menor crecimiento del Producto Interior Bruto y rentas bajas. Rompe el principio de igualdad de oportunidades y favorece a los corruptos.

Como dijo en 2013 el profesor José Luis Sampedro: “Hay dos tipos de economistas: los que trabajan para hacer más ricos a los ricos y los que trabajamos para hacer menos pobres a los pobres”. El capitalismo, como sistema económico generador de riqueza, ayuda en el medio plazo a reducir la desigualdad. Esto era así hasta la primera mitad del siglo XX. Después de la II Guerra Mundial el capitalismo provoca desigualdades sociales.

El capitalismo como sistema distribuidor de riqueza ha dejado de ser creíblede tal modo que el capitalista puede llevar a la humanidad a situaciones sociales similares a la Edad Media.

Las desigualdades se han acrecentado sobre todo en el mundo de la economía financiera: la banca comercial , de inversión, las grandes gestoras de fondos de inversión , las sociedades de valores en las bolsas de Wall Street, la City de Londres, Frankfurt, Tokio, que mueven ingentes cantidades de dinero sin producir nada.

La economía productiva, formada por empresas fabricantes industriales, ha dejado paso a las empresas de la economía financiera, la que mueve dinero.

En los países occidentales es corriente hoy en día el aumento de las desigualdades sociales. Cuanta más riqueza se crea, o lo que es lo mismo, cuanto más crece el PIB más desigualdad se produce; los trabajadores ganan menos. Muchos economistas han realizado estudios sobre ello: Paul Krugman, Joseph Stiglitz y sobre todo Thomas Piketty.

En su libro “El capital en el siglo XXI” Piketty analiza la desigualdad relacionando estadísticas históricas. Estudia la distribución de la riqueza en 20 países del mundo con distintos sistemas capitalistas, desde la Revolución Industrial hasta nuestros días. Agrupa los países en tres apartados: Anglosajones, Nórdicos y Centro Europa, y Sur de Europa.

Thomas Piketty viene a demostrar que las desigualdades se producen debido a que el interés percibido por las rentas de capital (g) son mayores que el tipo de interés (i); es decir, son mayores los ingresos por las fortunas heredadas que los ingresos producidos por el trabajo empresarial.

Para concluir propone las siguientes medidas:

> Limitar los salarios de ejecutivos y fijar topes.

> Un impuesto de la renta: 80% para los que ganen más de 1 millón.

> Un impuesto sobre el patrimonio: 1% para los que posean de 1 a 5 millones.

> Un impuesto sobre el patrimonio: 2% para los que posean más de 5 millones.

La Universidad de Harvard en Estados Unidos ha publicado un estudio sobre las diferencias retributivas entre los directivos y la clase trabajadora.

La actual desigualdad existente entre los directivos de las principales empresas es de 354 a 1. Es decir el director percibe 354 veces más de emolumentos que un trabajador.

En España la proporción es de 127 a 1. Los países nórdicos de Europa la desigualdad es más contenida: 50 a 1.

Estos hechos desincentivan el trabajo, el trabajador no ve recompensa a su esfuerzo en función de lo que perciben los directivos. No se premia el trabajo de los empleados.

Actualmente se advierte en diversos estudios realizados que a partir de desigualdades de 4.5 a 1 los empleados empiezan a perder motivación.

A través de la prensa económica, la banca, bolsa, consultoras, gestoras de fondos u organismos internacionales como la OCDE, el BM, el FMI, señalan el problema de las desigualdades sociales.

Es curioso que los defensores del capitalismo más liberal sean los que adviertan de este hecho, lo cual implica que el problema es más grave de lo que muchos imaginan.

La desigualdad ha aumentado fuertemente en los países del sur de Europa como consecuencia de las políticas económicas de austeridad impuesta por Alemania y la Sra. Merkel.

Los ricos son avariciosos; provocan las desigualdades. No es lo mismo que un rico pierda dinero en bolsa, a que el trabajador pierda su empleo. El trabajador lo pierde todo.

Resumiendo:

> La desigualdad social provoca un menor crecimiento del PIB y rentas bajas. Rompe el principio de igualdad de oportunidades y favorece a los corruptos.

> La desigualdad es negativa debido a que busca una obsesiva ganancia en poco tiempo. Muchas veces la búsqueda de ganancia rápida no ayuda a preservar adecuadamente el medio ambiente, necesario para el futuro de la humanidad.

> Los distintos gobiernos de las democracias occidentales no tienen en cuenta las desigualdades y no toman medidas. Deberán ser los ciudadanos, para evitar los graves problemas que se avecinan, los que expulsen a estos gobiernos que no hacen nada.

> No obstante los empleados y trabajadores no toman la debida conciencia de lo importante que es cambiar los gobiernos que les engañan. Gobiernos que para desviar el problema pregonan otra clase de problemas que afectan a los ciudadanos, como los emigrantes, el terrorismo, el nacionalismo, la religión, etc.

> De seguir aumentando las desigualdades puede haber conflictos, revueltas, revoluciones (aunque no sean violentas) que obliguen a los poderes públicos a tomar medidas para evitarlos. Medidas que pasan por aplicar recetas, como una distribución adecuada de las rentas.