Desgobierno y gasto disparado: un billón de Deuda Pública

politico_veja_opt
Politico.

¿Vive España por encima de sus posibilidades? Sí. No se puede permitir (ni pagar) el enorme gasto improductivo que tiene. Año tras año produce déficit. Hace aumentar la Deuda Pública.

Desgobierno y gasto disparado: un billón de Deuda Pública

El ministro Montoro ha anunciado para 2015 un déficit del 5,16% (suponen 56.061 millones de euros más) casi un 1% superior al 4.2% acordado en el PEC (Pacto de Estabilidad y Crecimiento) con Bruselas. Un desvío de 10.651 millones de euros que el nuevo gobierno deberá tener en cuenta con nuevos recortes en el presupuesto de 2016 si no desea que Bruselas imponga sanciones o envíe los hombres de negro a controlar la economía española.

El incumplimiento es consecuencia de la nefasta Política Económica del gobierno del presidente Rajoy: Aumento de impuestos, recortes en sanidad y educación y devaluación interna para aumentar la productividad y las exportaciones.

Todo a costa de aumentar las desigualdades salariales y sociales a los ciudadanos mediante una Reforma Laboral que priva a los trabajadores de negociar los convenios colectivos y aceptar rebajas salariales hasta 650 euros, o trabajo temporal o de pocas horas.

A pesar de todo ello el gobierno no ha logrado el objetivo de reducir el déficit presupuestario del estado, ha gastado más de lo que ingresa. El gobierno no ha hecho los deberes de reducción administrativa como se ha hecho en Europa, debió acometer la reforma de las administraciones públicas.

Alemania ha reducido a 16 sus Lander (autonomías) para 80 millones de habitantes. Francia pasó de 22 a 13 departamentos para 66 millones de habitantes. El gobierno no ha hecho nada, año tras año prorroga los presupuestos sin tomar medidas de eliminación de gasto superfluo.

En España los funcionarios son necesarios, pero sobran asesores, empresas públicas improductivas y organismos autónomos. Si se mantienen las 17 Comunidades Autónomas sobran 50 diputaciones y cabildos. CCAA si, pero sólo con 5 parlamentos, en Reino Unido funcionan con 4. Sobran 50 diputaciones y cabildos. Sobran ayuntamientos, deben agruparse con un mínimo de 10.000 habitantes.

Sobra el Senado (sustituir por reunión de presidentes de 17 autonomías). Sobran 350.000 políticos, hay 450.000, en Alemania funcionan con 100.000.

Unir aeropuertos, agrupar universidades privadas, 17 una por cada autonomía aunque con varios campus según alumnado. Todo esto choca con los intereses de los políticos, todos quieren tener su poltrona. ¿Se harán los políticos sobrantes el harakiri?

Si España no elimina los gastos improductivos (la grasa), habrá que reducir el Estado del Bienestar o entrar en Suspensión de Pagos.

El gobierno debía cumplir los siguientes objetivos de déficit acordado con Bruselas:

> En el año 2013 el 6,5% de déficit. Se realizó el 6.9%.

> En el año 2014 el 5.8% de déficit. Se realizó el 5.9%.

> En el año 2015 el 4.2% de déficit. Se realizó el 5.16%.

No se ha cumplido ningún año.

Desde el año 2008 al 2016 España ha gastado más de lo que ha ingresado. Se han gastado 660.000 millones de euros más que no se tenían y ha habido que pedir prestado esa cantidad emitiendo Deuda Pública y pagando los correspondientes intereses por ello.

¿En qué se han gastado los ingresos y la deuda originada? Hay una parte de los gastos que son ineludibles: sanidad, educación, pensiones, paro y funcionarios. A partir de aquí hay que hacer un control exhaustivo del presupuesto de gastos, analizar uno por uno, eliminar el gasto improductivo.

Resumiendo:

Mucho nos tememos, amigo lector, que si no se toman medidas adecuadas, como una reforma de la Constitución que propicie una reforma de las Administraciones Públicas, España seguirá incumpliendo el déficit público durante años, aumentado la deuda que tendrá que pagarse con altos intereses. Pensar que el nuevo gobierno logre un déficit acordado para 2016 del 2.8% parece una quimera imposible de conseguir si no es a costa de nuevos dolorosos recortes en el estrado del bienestar.

Otra de las soluciones posibles para eliminar el déficit público sistémico sería vía aumento de ingresos, es decir, que las empresas paguen el mismo o parecido porcentaje de impuestos que los ciudadanos y se elimine el fraude fiscal, pero esto requiere de un análisis en otro artículo.

Desgobierno y gasto disparado: un billón de Deuda Pública
Comentarios