Buscar

MUNDIARIO

El desastre del Banco Pastor, diluido en el Santander, lo pagan ahora sus trabajadores

El cierre de Santander Operaciones afecta a más de cien empleados y un nuevo ERE lleva a la clausura de la oficina de esta filial del Santander en A Coruña.

El desastre del Banco Pastor, diluido en el Santander, lo pagan ahora sus trabajadores
Sede del Banco Pastor, en A Coruña.
Sede del Banco Pastor, en A Coruña.

Firma

Redacción

Redacción

Análisis de la Redacción de MUNDIARIO. Síguenos en Twitter @mundiario

El Banco Pastor, inviable, terminó diluyéndose en el Banco Popular. Dos enfermos en la misma camilla no dieron lugar a un sano, y el Banco Santander terminó haciéndose cargo de todo aquel desastre financiero coprotagonizado por José María Arias y Ángel Ron. Ahora, el desastre del Banco Pastor, diluido en el Santander, lo pagan sus trabajadores.

En pleno proceso de aplicación de un ERE para despedir a 3.223 personas en el conjunto de España, el sindicato gallego CIG acaba de anunciar que el Banco Santander inicia un nuevo expediente de regulación de empleo (ERE) en su filial Santander Operaciones. Esto supone, según la CIG, "el cierre del centro que esta empresa tiene en A Coruña y el despido de sus 41 trabajadores".

Se trata de 41 personas que proceden de los servicios centrales del antiguo Grupo Popular-Pastor. En realidad, en el marco del ERE de 2017, el Banco Santander externalizó el servicio pasando a integrarse en su filial Santander Operaciones. "Además, la medida afecta a los 69 empleados de la subcontrata BC Gestión Hipotecaria, que se dedica a la formalización de las hipotecas del banco", señala en el diario La Opinión la secretaria de la sección sindical de la CIG, Rosa Conde. Para denunciar esta situación, la mencionada central promovió una protesta delante del Edificio Orillamar que en su día acogió servicios centrales del Banco Pastor. @mundiario