Déficit y deuda siguen estando en el telón de fondo de los Presupuestos del Estado

Cristóbal Montoro.
Cristóbal Montoro.

El Presupuesto para 2018 llega después de que Madrid confirmase que cumplió el año pasado con el objetivo de estabilidad acordado con Bruselas del 3%. Cumplir el déficit público con los ingresos en el aire podría traducirse en no ejecutar parte de los gastos en un período de solo medio año.

Déficit y deuda siguen estando en el telón de fondo de los Presupuestos del Estado

Las cuentas públicas para 2018, de aprobación incierta, se proponen elevar el gasto público e incluyen medidas como la subida para las pensiones mínimas o el alza salarial de los funcionarios, así como algunas rebajas fiscales, insuficientes para hablar de una reforma fiscal a fondo.

Varios ejercicios seguidos de rigor en las cuentas y de ajuste fiscal no han impedido que España siga siendo uno de los países con mayor déficit público dentro de la UE y, sobre todo, uno de los que acumula una mayor deuda pública. Tal vez por eso, son cada vez más los economistas que abanderan una reforma fiscal en profundidad, si se quiere afrontar la reducción paulatina de la deuda pública. Pero de momento, como observa la profesora de la USC María Cadaval, se perpetúa la estrategia fiscal del Gobierno alrededor de unos ingresos que permanecen anclados en el 38% del PIB, “cuando debiera mudarse para tratar de aproximarlos a la media de la zona euro, en el 46%”.

“En la medida en que no se apueste por una profunda reforma fiscal que permita que el 10% más rico del país y las grandes corporaciones aporten más a las arcas públicas”, sostiene el PSOE, “todo deterioro de las bases recaudatorias del IRPF es financiada por los propios trabajadores y las rentas medias por las vías de menos gasto social y más imposición indirecta”. A juicio de Pedro Saura, portavoz de Economía del Grupo Parlamentario Socialista, vendría a ser “una suerte de redistribución hacia arriba de la renta y el bienestar o redistribución al revés”.

También desde una perspectiva socialdemócrata, el ex ministro de Industria Miguel Sebastián sostiene que los Presupuestos no abordan el problema estructural del endeudamiento público –“algo que perjudica la solidaridad intergeneracional que deben defender los progresistas”– y que son claramente “procíclicos” y, por tanto, “violan la propuesta keynesiana de que la política fiscal debe ser contracíclica”. A su entender, tiene que ser expansiva en los momentos de crisis, “bajando impuestos y elevando el gasto, sobre todo el más relacionado con el empleo”, y contractiva en las fases expansivas, “moderando el crecimiento del gasto y evitando recortes de impuestos, de forma que se reduzca, en términos de PIB, el endeudamiento generado en la fase recesiva”.

EL Gobierno se defiende. “Estos son los presupuestos de los funcionarios, de los pensionistas, de los trabajadores de rentas medias y bajas y de las administraciones”, presume Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, criticado por su “optimismo deliberado”. En síntesis, las cuentas para 2018 prevén unos ingresos tributarios de 210.015 millones, un 4,5% más, de los que 82.056 millones son de IRPF (con un alza del 5,2%), 24.258 millones de Sociedades (0,6% menos) y 71.575 millones por IVA (un 6,1% más). También en pocas palabras: vuelven a cotizar los de siempre y el Impuesto de Sociedades sigue a años luz de la recaudación de 2007, cuando resulta que ahora el PIB es el mismo.

Sobre el papel, Cristóbal Montoro puede sostener su optimismo calculado aún a sabiendas de que no se alcanzará la recaudación prevista, ya que es probable que tampoco se ejecuten muchas de las partidas de gasto. El calendario de 2018 explica esta situación. A pesar de ser un proyecto anual, su ejecución será, en el mejor de los casos, semestral, y así será más fácil cuadrar sus cuentas. Si es que se aprueban, claro. @J_L_Gomez

Pensionistas. / Pixabay

Pensionistas. / Pixabay

Las pensiones y el IRPF

Las pensiones subirán este año entre el 1% y el 3% según el tipo de pensión y el nivel. Las pensiones mínimas y las no contributivas se elevarán un 3%, mientras que las pensiones de hasta 700 euros se incrementarán un 1,5%. Las prestaciones de entre 700 y 860 euros aumentarán un 1% y las pensiones de viudedad, cuya la base reguladora pasará del 52% al 54%, se revalorizarán un 2%. Las subidas ya anunciadas, ligadas a los Presupuestos para 2018, tendrán efecto desde el pasado 1 de enero.

En el IRPF sube el umbral de tributación de los 12.000 euros brutos a los 14.000. Se incrementa también la reducción de las rentas del trabajo hasta 18.000 euros de salario bruto. La medida beneficia a 3,5 millones de contribuyentes, de los que un millón son pensionistas. Las rebajas del IRPF tendrán un impacto de 3.000 millones de euros y favorecerán a las rentas bajas, medias y a las familias. De ellos, 2.000 millones serán a través del IRPF y otros 1.000 por el incremento de las pensiones.

––––––––– PROTAGONISTAS –––––––––

> Román Escolano, ministro de Economía.- La economía está creciendo y acelerando su crecimiento. A su juicio se trata de “un crecimiento sostenible en el tiempo y equilibrado”. Es el quinto año de crecimiento, un periodo que coloca España a la cabeza de la UE en creación de empleo.

> Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda.- La mejora de los ingresos se liga al impuesto de la renta: a medida que madura el crecimiento económico, dice el ministro, se espera “una mejora salarial” y eso es compatible con “el mantenimiento de la competitividad y la productividad”.

> Mariano Rajoy, presidente del Gobierno.- De momento, no puede desvelar si cuenta con los apoyos para que se aprueben los Presupuestos de 2018 pero insiste en que el Gobierno negocia con el PNV y recuerda que podría seguir gobernando con el presupuesto de 2017, ya prorrogado.

> Albert Rivera, presidente de Ciudadanos.- Quiso adjudicarse el pacto político de los Presupuestos para 2018 pero el Gobierno rebajó su papel, una vez que Ciudadanos y el PP cerraron el acuerdo para aprobar unas cuentas que también requieren el apoyo –no confirmado– del PNV.

Déficit y deuda siguen estando en el telón de fondo de los Presupuestos del Estado
Comentarios