Las cuentas de Sánchez ‘no convencen’ a Bruselas

Sede de la Comisión Europea en Bruselas. / Amio Cajander
Comisión Europea. / Amio Cajander

La Comisión Europea ha remitido esta semana una carta oficial a España. Desde Bruselas mencionan el riesgo de que los presupuestos que se aprueben finalmente sean distintos de los esbozados el lunes.

Las cuentas de Sánchez ‘no convencen’ a Bruselas

La Comisión Europea cree que el borrador presupuestario enviado por el Gobierno "no da una imagen completa de las medidas planeadas".

Así consta en una carta oficial que la Comisión Europea ha remitido esta semana a España, donde esgrime que "sería importante que les proporcionaran toda la información necesaria de las diversas medidas, en particular en lo que se refiere al impacto presupuestario, para facilitar nuestra evaluación", porque lo enviado desde Madrid el lunes pasado no es suficiente y sobre todo no es concluyente. Según resalta El Mundo, la Comisión insta al equipo de Nadia Calviño a responder antes del lunes al mediodía.

"Tomamos nota de que el Presupuesto proyecta un crecimiento nominal del gasto primario del 1,7 %, que excede la recomendación de subida máxima del 0,6 %. El esfuerzo estructural previsto es del 0,4 %, por debajo del 0,65 % del PIB requerido en las recomendaciones del Consejo del 13 de julio de 2018", se puede leer en el documento. Una preocupación que sin embargo el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, calificó como "mensaje de confianza en España, en su compromiso europeo y en las cuentas públicas".

Las reglas europeas estipulan que todos los Estados Miembros deben remitir sus borradores presupuestarios a Bruselas antes del 15 de octubre. Y si los técnicos detectan riesgos "serios de no cumplimiento con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento", y sólo en ese caso, la Comisión remite una comunicación al Gobierno afectado. En ella se le piden habitualmente aclaraciones, detalles, garantías o si se trata de un Presupuesto provisional o llegado de un Gobierno en funciones o sin mayoría parlamentaria y por tanto con claro riesgo de sufrir alteraciones profundas, que se remita lo antes posible la versión definitiva.

En este caso, Bruselas advierte de que ha tomado "buena nota de que la tramitación parlamentaria del borrador no ha ido en paralelo a la remisión del documento a la Comisión Europea", dejando claro que está muy al día de las dificultades parlamentarias, de los cambios en la senda de ajuste anunciada y de las alteraciones que se están ya barajando. Por eso, el texto pide que "si hubiera diferencias sustanciales" entre el borrador que ellos tienen y el documento que se remita finalmente al Parlamento, se les envíe "lo antes posible una versión actualizada a la Comisión y el Eurogrupo", y de que "informen de cualquier desarrollo fiscal o de cualquier decisiones que se tome en las próximas semanas".

Las cartas sólo llegan cuando la Comisión ve problemas para que se cumpla lo pactado. Pero hasta ahora, en toda la historia, nunca se ha ido más allá. Como resalta El Mundo, Bruselas por lo general se suele conformar con las explicaciones o con una fórmula práctica: la de los gobiernos que se comprometen a tomar "todas las medidas adicionales necesarias" para asegurar el cumplimiento de un esfuerzo estructural, un objetivo nominal o algo parecido.

Según ha indicado en una nota el Ministerio de Economía, "la información adicional solicitada será enviada a la Comisión Europea dentro del plazo fijado. Dicha información incluye, por ejemplo, el escenario presupuestario inercial a 'políticas constantes' o el detalle de los anteproyectos de Ley adoptados en Consejo de Ministros. Dicha información permitirá una valoración adecuada del Plan Presupuestario por parte de los servicios de la Comisión". @mundiario

Las cuentas de Sánchez ‘no convencen’ a Bruselas
Comentarios