¿Hasta cuándo será España de los españoles si continúan vendiendo trozos?

¿Se llamará este estadio Abu Dabi Bernabéu Stadium?
¿Se llamará este estadio Abu Dabi Bernabéu Stadium?

Primero fueron las grandes inmigraciones y ahora las grandes invasiones, pero no de personas, solo de capital que no se conforma con dominar la producción, ahora lo quiere todo.

 

¿Hasta cuándo será España de los españoles si continúan vendiendo trozos?

Primero fueron las grandes inmigraciones y ahora las grandes invasiones, pero no de personas, solo de capital que no se conforma con dominar la producción, ahora lo quiere todo.

 

No es la primera vez que tiene lugar grandes movimientos migratorios sino que es algo que ha sucedido desde los orígenes del mundo, como tampoco es novedad que lleguen las ansiadas inversiones de los países ricos en nuestro aparato productivo, las grandes multinacionales que buscan mano de obra barata y crean puestos de trabajo e incrementan el PIB del País nivelando la balanza de pagos. La novedad es que ahora no invierten, mas bien compran en la temporada de saldo que ha inundado España. Primero fue la bajada de salarios, el abaratamiento de los productos y el hundimiento de los precios en casi todos los sectores, luego la caída del Euro, y ahora la llegado de los buscadores de oportunidades

España está en venta por sus bajos precios tanto en el sector inmobiliario como en la valoración de nuestras empresas en Bolsa. Capital chino, que ya había comprado parte de nuestro tejido comercial, ha comprado el Edificio España, un edificio emblemático de Madrid, donde hará una remodelación para abrir un lujoso hotel con otros muchos servicios y ambicionan puertos, como el Exterior de A Coruña, y cualquier inversión estratégica o de futuro. 

Más agresivos en estos momentos son los países productores de petróleo, así México se hizo con astilleros en Galicia y ahora los países árabes luchan, y casi lo han conseguido, por la compra del emblemático Hotel Ritz en 130 millones de euros a los que añadirán otros 90 para reconvertir habitaciones en suites que habrán costado 1,5 millones de media. Un lujo poder amortizar ese coste lo que requerirá unos precios al alcance solo de la élite más selecta.

Todo esto recuerda un poco la caída del Imperio Romano, aunque nosotros no seamos un imperio, porque la toma de poder acabará pudiéndose hacer desde dentro, algo inevitable que se ve venir desde la globalización con la libre circulación de capitales, pero lo que duele es que compren también nuestros sentimientos. Quieren hacerse nada menos que con el Berbabéu y aportar los 500 millones de la remodelación del estadio. Abu Dabi, que ya había comprado el Manchester City, pide márketing, llamar al legendario campo de fútbol, Abu Dabi Bernabéu Stadium nada menos, el campo donde Bernabéu tenía prohibido la publicidad en el campo y en las camisetas, las que ahora se llaman Fly Emirates, como Qatar da nombre a PSG o al Barcelona, y eso ya no me gusta.

Una  cosa es el tejido industrial productivo no estratégico, el que no afecta a nuestros servicios básicos o a nuestra seguridad, y tiene la mayor parte de la producción dedicada a la exportación, y otra diferente es que el movimiento especulativo que ha llevado a la Bolsa a caídas importantes colocando a grandes empresas a precios muy atractivos, lo mismo que el comercio, hoteles, restaurantes, etc., nos deje sin el control ni la imagen del país. Es una barbaridad este cambio de cromos donde nuestras empresas compran otras fuera y luego vienen otros más poderosos las compran, pero lo del Bernabéu toca fibras sensibles de millones de españoles y espero que no se produzca.

¿Hasta cuándo será España de los españoles si continúan vendiendo trozos?
Comentarios