Los créditos online se convierten en una posible opción para afrontar problemas urgentes

Billetes de euros. / 123rf.com
Billetes de euros. / 123rf.com

El crédito online está asociado a un pequeño préstamo de dinero que se hace durante un plazo corto de tiempo para paliar un problema puntual de liquidez. Una vez cumplidos los requisitos, las empresas que prestan el dinero suelen enviarlo de inmediato.

Los créditos online se convierten en una posible opción para afrontar problemas urgentes

Los apuros económicos llevan a muchas personas a solicitar créditos rápidos para poder hacer frente al pago de imprevistos. A veces sucede que te vas a mudar de casa pero te exigen un mes de fianza, más el mes de alquiler, más los honorarios de la agencia inmobiliaria…, en conjunto un importe que no puedes afrontar justo en ese momento. Cuando pasan cosas así no suele haber mucho tiempo para encontrar ese dinero puntualmente necesario. ¿Hay salida? Tanto en ese supuesto como en otros similares –fácilmente imaginables, máxime en tiempos de crisis–, por fortuna sí la hay.

Los creditos online son una alternativa para afrontar problemas urgentes, lo cual no quiere decir que no haya que estudiar bien la operación, empezando por elegir el financiador adecuado. Se pueden solicitar desde tu ordenador, tablet o teléfono móvil con conexión a Internet.

Para cerrar el trato hay que aportar datos básicos como nombre, DNI, domicilio, teléfono, etcétera, pero no es imprescindible presentar una nómina ni un aval. Más que un criterio milagroso, de por medio suele haber un sofisticado algoritmo usado para comprobar la solvencia del solicitante. El dinero, una vez cumplidos todos los requisitos, suelen enviarlo de inmediato.

El crédito online está asociado, pues, a un pequeño préstamo de dinero que se hace durante un plazo generalmente corto de tiempo para paliar un problema puntual de liquidez. En ese sentido, las empresas de créditos online creen haber democratizado el acceso al dinero rápido y sostienen que ayudan cada día a personas que viven situaciones temporales de falta de liquidez.

Como señala el portal del cliente bancario del Banco de España, junto a las precauciones habituales que debe tomar todo consumidor que acude a la financiación, es aconsejable comparar sus condiciones con otras ofertas similares; leer detenidamente el contrato y asegurarse la cabal comprensión de las obligaciones que asume antes de dar el consentimiento, y planificar financieramente su situación para evitar posibles impagos o incurrir en sobreendeudamiento.

Además, hay expertos que recomiendan que los créditos rápidos solo se utilicen en caso de pequeñas cantidades de dinero, ya que devolver el dinero se puede hacer un poco cuesta arriba.

La mayor flexibilidad de pago que suelen ofrecer los créditos rápidos no exime de cumplir efectivamente con la obligación de devolver, dentro del calendario decidido, las cantidades recibidas, los intereses debidos, primas de seguro y otros gastos incurridos.

Los créditos rápidos pueden ser, en definitiva, una buena ayuda para hacer frente a situaciones de emergencia, pero antes de pedirlos hay que tomar algunas precauciones, tanto para cerrar el trato con buenas condiciones –aceptables y razonables– como para evitar estafas y sentirnos en buenas manos.

Los créditos online se convierten en una posible opción para afrontar problemas urgentes
Comentarios