¿Crecerá la economía española en 2016? La clave está en los costes laborales

La importancia de los costes laborales en la economía. / Mundiario

Uno de los desafíos a los que se enfrentará España a medio plazo es mantener el crecimiento económico con salarios cada vez más altos y armonizados con Europa.

¿Crecerá la economía española en 2016? La clave está en los costes laborales

Muchos ciudadanos españoles se preguntarán, ahora que cambiamos de año, qué pasará con la economía española en 2016, si seguirá la senda de mejora (macroeconómica) vivida en 2015. Todo apunta a que sí. El propio presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, indicó en su balance del año que se cerrará el ejercicio con una subida del PIB del 3,2%, lo cual no está nada mal teniendo en cuenta la situación dos años antes e incluso en comparación con 2014. 

La confianza es mayor, como señalan los principales indicadores que maneja el Ejecutivo y que exhibe ante los inversores internacionales. A pie de calle también se puede decir que la confianza es mayor, es algo innegable, aunque eso no significa que no quede mucho por hacer y mejorar. 

La productividad en España creció 10 puntos desde el inicio de al crisis, mientras que los salarios cayeron 13 puntos

En 2016 el Gobierno que asuma las riendas del país focalizará sus esfuerzos en las principales magnitudes de la economía. que son precisamente las más fáciles de comunicar, siempre y cuando vayan bien, claro. Pero como lo que somos y seremos depende en gran medida de lo que fuimos, conviene analizar alguna de las causas que están detrás del resurgir económico de España tras la brutal crisis originada en 2008.

Revisando esas presentaciones, que el Ejecutivo brinda a los inversores que están pensando si gastarse sus pelas en nosotros, hay dos datos clave que en 2016 se enfrentarán a una situación decisiva, algo que dependerá también de la situación política. Uno de ellos es la evolución de la productividad, que ha sido positiva desde que estalló la crisis, al pasar de los 95,2 puntos en el segundo trimestre de 2008 a los 105,5 puntos del mismo periodo de 2015, ajustados a efectos de estacionalidad. Por su parte, en Alemania, la locomotora económica europea, este indicador se mantuvo casi estable, aunque ligeramente a la baja, al pasar de los 103,2 a 102,9 puntos. 

El objetivo, mejores salarios y mayor productividad

Estos datos dibujan una curva ascendente de la que sentirse orgullosos, pero que quedan eclipsados por la evolución, menos alabable, del coste laboral unitario real de los trabajadores españoles. Si en el segundo trimestre de 2008 se situaba en los 101 puntos, en 2015 bajó hasta los 88,5. En Alemania, por el contrario, sucedió lo contrario: el coste laboral se incrementó desde los 85,4 a los 91,7 puntos. La conclusión es evidente: el crecimiento de la productividad (y la economía) se basó en una caída de los salarios, lo cual también tuvo su efecto pernicioso en el consumo. Y, como un efecto dominó, provocó un descenso de la economía, ya que el 50% del PIB español depende de la demanda interna, mientras que en Alemania son las exportaciones el mayor impulso económico.

Alemania dio una lección más a España: la economía y la productividad se pueden sostener a pesar de un aumento de los salarios

Pero lo más llamativo es el modus operandi de Alemania. Su productividad se mantuvo estable a pesar de que los costes laborales aumentaron en seis puntos. Y la economía siguió creciendo y creando más empleo que España. Esto desacredita los argumentos que apuntan que hay que apretar el cinturón de los salarios para que despegue la economía. No, no es cierto. El problema en España es que los gestores económicos saben que, con el actual modelo, no es posible conseguir que ese aumento de la productividad sea paralelo a unos costes laborales mayores. Pero seguir el camino de Alemania es la única manera de no convertir España en una enorme fábrica de productos y servicios sin valor añadido. Ese es uno de los factores económicos que determinarán si España crecerá a medio y largo plazo, 2016 incluido. 

¿Crecerá la economía española en 2016? La clave está en los costes laborales
Comentarios