Con la cotización extra se pretende recaudar 50.000 millones de euros para el fondo de reserva de las pensiones

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se reúne con el secretario general de 
CC OO, Unai Sordo, en La Moncloa. / Twitter @CCOO
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se reúne con el secretario general de CC OO, Unai Sordo, en La Moncloa. / Twitter @CCOO

El Gobierno y los sindicatos pactan, sin los empresarios, el aumento de las cotizaciones sociales en 0,6 puntos porcentuales. Las claves del nuevo mecanismo.   

Con la cotización extra se pretende recaudar 50.000 millones de euros para el fondo de reserva de las pensiones

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones y los sindicatos CCOO y UGT han pactado, sin las patronales, el diseño final del Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI) que sustituirá al derogado Factor de Sostenibilidad. El acuerdo prevé el aumento de las cotizaciones sociales en 0,6 puntos porcentuales de 2023 a 2032 y, según ha explicado el ministro José Luis Escrivá, persigue un objetivo: recaudar unos 50.000 millones de euros para nutrir de nuevo el fondo de reserva de las pensiones, tras el gasto extra que supondrá la jubilación masiva de los baby boomers, los nacidos entre los años 50 y 70 y la corte demográfica más voluminosa. 

El acuerdo alcanzado este lunes se ha hecho oficial horas después en un desayuno celebrado este martes en La Moncloa, al que ha acudido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acompañado de las vicepresidentas Nadia Calviño, Yolanda Díaz y Teresa Ribero; así como de las ministras de Hacienda, María Jesús Montero; y de Industria, Turismo y Comercio, Reyes Maroto; y del ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá. En el encuentro han estado presentes, además, los secretarios generales de UGT, Pepe Álvarez; y CC OO, Unai Sordo, pero no los representantes de las patronales, CEOE y Cepyme, que se han quedado fuera de un acuerdo que, a su juicio, no garantiza el equilibrio del sistema y, por ende, necesitará medidas adicionales en el futuro para asegurar su sostenibilidad. Así, el revés de los empresarios entierra un idilio de casi dos años de acuerdos entre el Ejecutivo y la patronal.

Qué es el MEI y cómo funcionará

El Mecanismo de Equidad Intergeneracional acordado en el seno del diálogo social sustituirá al Factor de Sostenibilidad incluido en la reforma de 2013 y, a diferencia de éste, será de aplicación contingente y temporal. El Gobierno ha detallado que el MEI combina diversos elementos “que permiten repartir de un modo equilibrado entre generaciones el esfuerzo para reforzar el sistema, evitando los recortes en la pensión inicial que suponía el Factor de Sostenibilidad, especialmente entre los más jóvenes”.

En concreto, el mecanismo tendrá dos componentes: el primero consiste en la reactivación del Fondo de Reserva de la Seguridad Social mediante una aportación finalista entre 2023 y 2032. La aportación será de 0,6 puntos porcentuales de la cotización por contingencias comunes, repartido entre la empresa y el trabajador con la misma distribución que en las cotizaciones sociales y actuará como "válvula de seguridad" del sistema a partir de 2033, en el caso de que haya un desvío de la previsión de gasto en pensiones para 2050.

En la práctica, la subida de las cotizaciones supondrá un incremento de 0,5 puntos porcentuales en la cotización de las empresas y de 0,1 puntos la de los trabajadores. Ahora mismo, las compañías pagan un 23,6% de la base de cotización (equivalente aproximadamente al salario bruto mensual con las pagas extras promediadas) por contingencias comunes, mientras que los trabajadores cotizan un 4,7%. Con la reforma pactada entre el Gobierno y los sindicatos -a la espera de conocer los detalles- las cotizaciones pasarían a ser del 24,1% y del 4,8%, respectivamente.

Ejemplo de un trabajador con la base media

El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, puso el ejemplo de un trabajador con la base media: con un sueldo de unos 2.000 euros mensuales, la cotización adicional se traduciría en dos euros al mes a cargo del trabajador y 10 euros mensuales más a cotizar por la empresa.

Sin embargo, el impacto general del nuevo sistema en el sueldo neto de los trabajadores, que depende de múltiples circunstancias personales, familiares y laborales y de la renta anual en su conjunto, no es tan fácil de medir, al menos por el momento. Si se tienen en cuenta los tipos de retención por tramos en el IRPF, se puede concluir que para la inmensa mayoría de los trabajadores la cotización adicional será el equivalente a entre 1 y 2,5 euros netos mensuales.

“Para los trabajadores estables que se sitúen en las bases máximas y que por tanto están en principio sujetos a tipos de retención del 37% (que se aplica entre 35.200 y 60.000 euros) o del 45% (para rentas de más de 60.000 euros), la rebaja en la nómina después de retenciones será aproximadamente de unos 2-2,5 euros. Para el trabajador medio, con un sueldo mensual de unos 2.000 euros brutos, la rebaja neta en la nómina será de aproximadamente 1,5 euros. En un caso extremo, para trabajadores que coticen por la base más alta, pero no estén sujetos a retención porque su sueldo anual, por trabajar pocos meses, sea bajo, el recorte neto podría llegar a ser igual al bruto, unos 4 euros”, adelanta el diario El País.

La realidad, en todo caso, es que el impacto neto sobre la nómina no se sabrá hasta la declaración de la renta de cada contribuyente.

“En el caso de que no se diera una desviación de la senda de gasto previsto, no se aplicará ninguna medida y se planteará la utilización de los recursos del fondo de reserva para reducir las cotizaciones sociales o mejorar la cuantía de las pensiones”, ha añadido el Ejecutivo al dar a conocer el pacto.


Quizá también te interesa: 

IPC, retraso de la jubilación y penalizaciones: las claves de la primera parte de reforma de las pensiones


 

Cuándo comenzará a aplicarse  

El Mecanismo de Equidad Intergeneracional se incluirá en el proyecto de ley de garantía del poder adquisitivo de las pensiones y de otras medidas de refuerzo de la sostenibilidad del sistema, actualmente en tramitación parlamentaria, a través de enmienda.

En todo caso, no será hasta 2023 cuando empiece a aplicarse este nuevo sistema de cotizaciones. La nueva cotización finalista se fijará desde ese año y hasta 2032, pero a partir de 2033 se revisará cada tres años si el nivel de gasto programado para 2050 que se proyecta dentro del informe de 2024 denominado Ageing Report, y elaborado por la Comisión Europea (o en un documento análogo), se desvía de esas estimaciones.

En este caso, se utilizará este Fondo con un límite de disposición anual del 0,2% del Producto Interior Bruto (PIB). Y si la disposición de activos del Fondo de Reserva no fuera suficiente, el Gobierno negociará con los interlocutores sociales para su elevación al Pacto de Toledo, de acuerdo con sus recomendaciones, una propuesta que, de forma equilibrada, se dirija bien a reducir el porcentaje de gasto en pensiones en términos de PIB, bien a incrementar el tipo de cotización u otras fórmulas alternativas para aumentar los ingresos. @mundiario

Con la cotización extra se pretende recaudar 50.000 millones de euros para el fondo de reserva de las pensiones
Comentarios