Los costes vinculados que podemos evitar en los préstamos personales

Prestamos personales / Gallery Direct
Préstamos personales / Gallery Direct

La concesión de préstamos ha aumentado y, como consecuencia, las entidades bancarias están más abiertas a renegociar las condiciones de la financiación que estamos solicitando.

Los costes vinculados que podemos evitar en los préstamos personales

La concesión de préstamos ha aumentado y, como consecuencia, las entidades bancarias están más abiertas a renegociar las condiciones de la financiación que estamos solicitando.

 

Durante este año, la concesión de préstamos personales a las familias españolas ha crecido un 37,5 % en comparación con el año anterior. Este aumento en la concesión ha llevado a una guerra de precios entre las entidades para la captación de nuevos clientes. Ante la subida de las ofertas son muchas las entidades que han decidido reducir las comisiones de los préstamos personales, pero todavía quedan algunos costes asociados que encarecerán el coste de nuestra financiación y que podríamos evitar.

Los costes que podemos negociar en nuestros préstamos

La gran ventaja del aumento de la concesión de créditos es que tenemos más productos para elegir. Hace algunos años, cuando los bancos cortaron el grifo de la financiación, si queríamos solicitar un préstamo, debíamos aceptar cualesquiera que fuesen las comisiones. Por suerte, ahora podemos pedir préstamos personales en varias entidades, renegociar las condiciones y quedarnos con la mejor oferta. Estos son los costes asociados a los préstamos de los que nos podemos librar:

1.- Comisión de apertura: son muchas las entidades que todavía cobran esta comisión. Se trata de un porcentaje sobre el capital que hemos solicitado que deberemos pagar si queremos acceder al crédito.

2.- Comisión de estudio: es el coste que nos cobrarán por analizar nuestro historial crediticio y nuestra capacidad de pago para asignarnos un perfil de riesgo. Al igual que la comisión de apertura, lo más común es que se trate de un porcentaje sobre el capital del préstamo.

A pesar de que estas comisiones son las más comunes, existen muchas entidades que no las cobran. Con el Préstamo Naranja de ING, con el que podemos conseguir hasta 40.000 € al 7,18 % TAE, no pagaremos comisiones de ningún tipo ni tendremos que contratar productos vinculados.  Además se trata de un préstamo personal online, con el que podemos realizar todos los trámites de la solicitud desde la comodidad de nuestro hogar.

Abaratar el coste de las comisiones: si al final no conseguimos que nuestra entidad nos quite estas comisiones y las tenemos que pagar sí o sí, es importante saber que muchas entidades nos ofrecerán incluir su coste al capital solicitado, pero de esta manera también pagaremos intereses sobre las comisiones.

3.- Coste de los productos vinculados: muchas veces para poder acceder a los préstamos personales debemos contratar productos financieros. El coste de estos productos no aparece en la TAE, pero son gastos asociados que encarecerán el coste de nuestro crédito. Algunas vinculaciones, como la domiciliación de la nómina, son gratuitas. Sin embargo, otras de las vinculaciones como la contratación de un seguro o el uso mínimo de una tarjeta de crédito, sí que tendrán costes asociados.

Consejo: muchas entidades nos ofrecerán reducciones en los intereses a cambio de la contratación de productos vinculados. Si este es nuestro caso, debemos calcular si el coste del producto en sí es menor a la rebaja de los intereses.

Lo mejor es encontrar préstamos personales con intereses bajos sin tener que contratar productos vinculados. Los Créditos Proyecto de Cofidis, por ejemplo, no tienen vinculaciones obligatorias y podemos acceder a su financiación desde un 5,06 % TAE, uno de los préstamos más baratos del mercado en la actualidad.

4.- Gastos de notario: a pesar de que son muchas las entidades que ya no cobran las comisiones o que pueden renegociar los costes de las demás comisiones, son muchos los préstamos personales con los que debemos realizar la firma del contrato ante notario para poder acceder a ellos.

Este gasto es el más complicado de evitar. Lo mejor es preguntar en varias entidades para conocer la cantidad máxima que podemos solicitar sin tener que recurrir al notario y escoger el que mejor se adapte a nosotros.

Si no queremos negociar o creemos que por nuestro perfil será más complicado que el banco rebaje las comisiones, lo mejor es recurrir a préstamos personales sin comisiones ni gastos vinculados. Muchas veces estos préstamos sólo nos exigirán domiciliar la nómina en la entidad o simplemente abrir una cuenta corriente por lo que no debemos tener miedo a pedir financiación en diferentes entidades

 

Los costes vinculados que podemos evitar en los préstamos personales
Comentarios