Buscar

Cosas que debes tener en cuenta si piensas en contratar un depósito

El funcionamiento de los depósitos a plazo fijo es simple: son productos que nos aseguran una rentabilidad a cambio de que el cliente mantenga su dinero durante un plazo determinado. Pero hay variedad de tipologías.

Cosas que debes tener en cuenta si piensas en contratar un depósito
Imagen promocional del Depósito Facto.
Imagen promocional del Depósito Facto.

Firma

Rob Ferry Jr.

Rob Ferry Jr.

Escribe para el Área de Publirreportajes de MUNDIARIO, donde también coordina los contenidos patrocinados.

El posicionamiento de cada persona ante las finanzas no es siempre el mismo. De igual manera que algunos inversores prefieren priorizar la seguridad, otros no tienen tanto temor a la hora de invertir parte de sus ahorros y asumir un cierto riesgo. Sin embargo, si en algo coinciden estos dos perfiles es en el uso frecuente de depósitos a plazo fijo como instrumento de ahorro, como por ejemplo el Depósito Facto. Para los primeros, este tipo de depósitos les ofrecen la seguridad que buscan, ya que el riesgo que implican es mínimo. Para los segundos, adquirir productos como este ayudan a contrarrestar el riesgo de otros más volátiles que tienen en su haber.

El funcionamiento de los depósitos a plazo fijo es simple: son productos que nos aseguran una rentabilidad a cambio de que el cliente mantenga su dinero durante un plazo determinado. Sin embargo, aunque estas sean las líneas que definen a este tipo de productos, su gran proliferación en el mercado ha permitido que, en la actualidad, exista una gran variedad de tipologías. Por eso, antes de decantarnos por uno u otro, es importante analizar cuál se adecúa más a lo que estamos buscando.

¿Por cuánto tiempo queremos tener el depósito? Esta es una de las primeras preguntas que debemos hacernos. El salto de un depósito a corto plazo a uno a largo plazo puede ser muy importante según el perfil del cliente y puede implicar diferencias considerables. Por eso, antes de lanzarnos a elegir un producto de este tipo debemos plantearnos la cuestión de la duración.

Otro aspecto importante guarda relación con elementos como las comisiones, los intereses y los productos vinculados. El plazo fijo que estamos valorando, ¿Implica la contratación de otros productos de la entidad bancaria? ¿Y comisiones de apertura o de mantenimiento? ¿Qué tipo de interés (TAE) trae consigo? Son preguntas que no podemos pasar por alto, ya que pueden implicar gastos adicionales importantes.

También es importante que analicemos es la rentabilidad del depósito, así como otros aspectos ligados a la operatividad, a la atención al cliente que ofrecen o al modelo de contratación.

Un último aspecto que puede ayudar a que nos decidamos por uno u otro producto es la valoración que de él se hace en el ámbito financiero. En este sentido, encontramos por ejemplo el Depósito Facto, que ha sido elegida por los Premios Rankia como Mejor Depósito de 2017, en los que participan los propios usuarios de la plataforma.

El Depósito Facto, el único online en el que decides el vencimiento

Una gran parte de su éxito viene dado porque el Depósito Facto presenta numerosas ventajas en los aspectos anteriormente mencionados. Se trata del depósito con mayor flexibilidad del mercado, ya que el cliente puede elegir el día exacto de su vencimiento. Por otra parte, ofrece un interés fijo y comodidades en cuanto al modo de apertura y de acceso. Su fiabilidad queda latente gracias a Banca Farmafactoring, una entidad respaldada por el Fondo Interbancario di Tutela dei Depositi (Fondo Italiano de Garantía de Depósitos), que garantiza hasta 100.000 euros por titular y entidad.

Cabe mencionar que, en la actualidad, el Depósito Facto está ofreciendo una de las rentabilidades más altas del mercado; hasta el 1,25% TAE*.

–––––

*TAE del 0,25% (0,25% TIN) para un depósito a 3 meses, TAE del 0,75% (0,75% TIN) para un depósito a 12 meses y TAE del 1,25% (1,25% TIN) para un depósito a 60 meses. A partir de 10.000€ y con liquidación cada 90 días. Oferta para particulares.