“Confluencia de crisis”: el mal pronóstico de las Naciones Unidas

Consejo de Derechos Humanos de la ONU. / RR SS.
Consejo de Derechos Humanos de la ONU. / RR SS.

Al-Nashif ha presentado nuevos datos en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, donde advirtió que el 83,7% de las personas pobres se concentran África Subsahariana y en Asia Central.

“Confluencia de crisis”: el mal pronóstico de las Naciones Unidas

Nada Al-Nashif,  Alta Comisionada interina de la ONU para los Derechos Humanos, manifestó este jueves en Ginebra que la inflación global golpeará este año a las economías emergentes y en desarrollo, un suceso que se añadiría a la “confluencia de crisis” que nos amenaza a todos.

Citando las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI), Al-Nashif se dirigió al Consejo de Derechos Humanos e indicó que las economías avanzadas deberán prepararse para tasas de inflación promedio del 6,6% en 2022, un pronóstico muy por debajo del 9,5% que se estima para las naciones más vulnerables.

De igual forma, la representante de los derechos humanos en funciones explicó que aunque las tasas de empleo en los países más ricos habían regresado o superado los niveles previos a la pandemia para fines de 2021, es una realidad diferente en “la mayoría” de las naciones de ingresos medios o bajos, pues estos aún no se han recuperado de la crisis provocada por la Covid-19.

Desigualdad exacerbada

De acuerdo con la funcionaria, el coronavirus ha “expuesto y exacerbado las desigualdades preexistentes” y ha retrasado el crecimiento sostenible “varios años en muchas partes del mundo”. Además, la carga insostenible de la deuda soberana ha agobiado a varios de los países en desarrollo, ya que tiene repercusiones negativas en la provisión de protección social, llegando incluso a enfrentar desafíos fiscales sin precedentes.

Asimismo, se agrega el conflicto de Ucrania al panorama para empeorar las cosas. La guerra iniciada el 24 de febrero ha provocado “un gran sufrimiento humano” dentro del país y más allá de sus fronteras. De hecho, según explicó Al-Nashif, la invasión contribuyó al “aumento vertiginoso de los precios del combustible y los alimentos”, lo que afectó de manera desproporcionada a las mujeres y niñas.

Aumenta la pobreza

La Alta Comisionada interina citó los datos del Banco Mundial, organismo que calcula que entre 75 y 95 millones de personas más viven en la pobreza extrema este año. Incluso, que de los 760 millones que subsisten en situaciones precarias, existen “16 millones más de mujeres y niñas que de hombres y niños”.

Una situación que ha “tenido efectos secundarios en la alimentación y la nutrición, la salud y la educación, el medio ambiente, la paz y la seguridad, socavando aún más el progreso hacia la consecución de la Agenda 2030 y poniendo en peligro la recuperación sostenible de la pandemia”, dijo Al-Nashif. @mundiario

“Confluencia de crisis”: el mal pronóstico de las Naciones Unidas
Comentarios