Las comunidades encaran la recuperación con déficit de financiación

Una terraza en Valencia. / RR SS
Una terraza en Valencia. / RR SS
Comunidad Valenciana y Murcia no tendrían los suficientes fondos para cubrir sus servicios básicos este año solo con los recursos fiscales que se reparten entre las autonomías.
Las comunidades encaran la recuperación con déficit de financiación

La crisis económica por la Covid-19 sigue golpeando en España. Algunas comunidades no podrían ejecutar su plan de recuperación debido a enormes diferencias de financiación para este 2021. Y hay claros ejemplos.

La diferencia de financiación por habitante ajustado supera el 20% entre la autonomía mejor financiada, Cantabria, y la peor, Comunidad Valenciana. Dos autonomías, la valenciana y la murciana, no llegarían este año ni a cubrir sus servicios básicos.

Así lo señala un estudio de la Generalitat Valenciana, que teme que estas distorsiones impacten la reactivación. El análisis se ha elaborado a partir de datos del sistema de financiación autonómico del Ministerio de Hacienda y la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), y no incluye las comunidades forales, País Vasco y Navarra.

El sistema de financiación reparte los recursos fiscales entre las comunidades para que presten los servicios básicos de sanidad, educación y prestaciones sociales.

Las autonomías peor financiadas —teniendo en cuenta los recursos que insufla el sistema a través de las entregas a cuenta y las liquidaciones y los ingresos por los tributos cedidos— son la valenciana (2.582 euros por habitante ajustado en 2021), Murcia (2.595 euros), Andalucía (2.679 euros) y Castilla-La Mancha (2.742 euros). 

En el otro extremo se sitúan Cantabria (3.305 euros), La Rioja (3.171 euros), Baleares (3.110 euros) y Extremadura (3.050 euros). La brecha per cápita entre la comunidad peor financiada y la mejor alcanza los 723 euros.

La Comunidad Valenciana y Murcia no podrían ni cubrir el gasto medio en servicios públicos fundamentales en 2021 a través de los recursos del sistema.

A la primera le faltarían 85 euros por habitante, y a la segunda 72. Castilla-La Mancha y Andalucía contarían con menos de 100 euros por habitante para desarrollar políticas más allá de las fundamentales, como la inversión en I+D+i o apoyos al tejido productivo, frente a los más de 350 euros de Cantabria, La Rioja, Baleares, Extremadura y Canarias. @mundiario

Las comunidades encaran la recuperación con déficit de financiación