Buscar

MUNDIARIO

¿Me compro un coche o me paso al ‘renting’? Puedes calcularlo así

La filosofía del renting encaja perfectamente con los hábitos de consumo actuales, ¿lo hará también su precio?

¿Me compro un coche o me paso al ‘renting’? Puedes calcularlo así
El renting gana cada vez más adeptos. / Pixabay
El renting gana cada vez más adeptos. / Pixabay

Firma

HelpMyCash

HelpMyCash

HELPMYCASH es una firma de analistas de productos financieros (cuentas, depósitos, tarjetas, hipotecas...) que colabora en @mundiario

Si hay algo que caracteriza al renting es la comodidad. Firmas un contrato para un tiempo determinado (de dos a cinco años normalmente) y te despreocupas de lo demás: revisiones, averías, impuestos, mantenimiento… Todo está incluido en la cuota. Es tan sencillo, fácil y cómodo que siempre se ha considerado un producto más caro que la compra, ya que al final del contrato te quedas sin coche después de haber pagado las cuotas pertinentes. Sin embargo, desde HelpMyCash.com han puesto en cuarentena esa suposición: ¿puede ser más barato el renting que la compra de un coche?

Un mismo servicio y dos formas de disfrutarlo

Para comprobarlo hay que hacer números. Como es lógico, para enfrentar ambas alternativas es necesario tomar como referencia el mismo modelo. El elegido para la ocasión es el Citroën C3 PureTech 60 kW (82 CV) Gasolina, que tiene un precio base (según el comparador coches.net) de 18.000 euros. Estas serían las cifras resultantes con el renting de Bankia y con una adquisición financiada:

mundiario

En el caso de la compra, se ha aplicado la financiación de Cetelem, una de las más baratas del mercado para esta finalidad (5,95% TIN y 6,11% TAE sin comisiones ni productos vinculados). Tras cuatro años de financiación, el coste asciende a 20.271,26 euros. Esta cifra supera la del renting por 7.613,66 euros, pero eso no es todo: hay más aspectos a tener en cuenta.

Los gastos extra que supone tener un coche

Ha quedado claro que el renting es sinónimo de comodidad: pagas la cuota y del resto se encarga la empresa o el banco propietario del vehículo. Con la compra es distinto. Estos son los gastos que conlleva:

- Seguro. Coste anual de 328,95 euros (1.315,80 euros en cuatro años). Calculado con Mapfre a todo riesgo y sin franquicia (la misma cobertura del renting).

- Neumáticos. 466 euros según Tallerator (solo un cambio).

- Revisiones. Según cálculos de Xataka, 1.120 euros durante los cuatro años para cambio de bombillas, aceite, filtros, etc.

- Impuesto de circulación: 64,06 euros al año (256,24 euros durante todo el período).

Todos esos costes suman 3.158,04 euros. Es decir, el coche financiado en 48 cuotas y el mantenimiento que requiere tiene un precio total de 23.429,30 euros.

Así quedan los cálculos pasados 48 meses

Hay que hacer un par de precisiones respecto a esas cifras. No se han tenido en cuenta dos escenarios: el primero, el uso negligente del vehículo por parte del beneficiario del renting y que supondría que tuviera que cargar los con costes de las reparaciones pertinentes. El segundo, la opción de que el coche comprado sufra una avería que no entre en la garantía del concesionario. Ambas situaciones podrían modificar los cálculos.

Aparte de esas hipótesis imposibles de prever, se han tenido en cuenta todos los gastos. Así pues, comprar el Citroën C3 PureTech 60 kW (82 CV) es 10.771,70 euros más caro que contratarlo mediante un renting con las condiciones presentadas. Sin embargo, todavía queda un apunte importante por hacer.

Cada cuánto quieras cambiar el vehículo, clave en la decisión

Tienes un coche. Acaba el renting y el vehículo hay que devolverlo (o comprarlo o renovarlo, pero no es tuyo), pero con la compra te pertenece y es un activo. El problema es que, con el paso de los años, se ha devaluado. Un coche de esas características en el mercado de segunda mano entre particulares tendría un precio aproximado de 8.500 euros. Suponiendo que se vendiera, todavía habría sido 2.271,70 euros más barato el renting.

Para que la compra del vehículo salga a cuenta, tenemos que mantener el coche durante más años. Sin embargo, si la idea es cambiar de coche cada cinco o seis años como máximo, parece que el renting, en función de sus condiciones y de las de la compra, puede ser una opción más adecuada. @mundiario