La compra de la empresa eléctrica en Guatemala y su significado

Proyecto hidroeléctrico en Río Cahabón. / RRSS
Proyecto hidroeléctrico en Río Cahabón. / RRSS

En el sector eléctrico, la operación de capitales por empresas extranjeras en Guatemala ha dado pie al monopolio, lo contrario al objetivo que buscaba privatización. La producción, distribución, comercialización, y transmisión hoy tienen rostro israelí.

La compra de la empresa eléctrica en Guatemala y su significado

Energuate es la empresa que provee energía a más de 1.5 millones de hogares, comercios y empresas en el oriente y occidente de Guatemala, ha cambiado en cuatro ocasiones de dueño y esta vez ha sido adquirido por una transnacional experta en el tema.

Para analizar esta compra, es preciso una mirada periférica y más amplia del Holding Energuate que contenga una línea de tiempo para comprender su transformación y su desarrollo.

En el año de 1999, durante el gobierno de Álvaro Arzú (1996-2000), ocurrió la venta del Instituto Nacional de Electrificación (INDE) y comienza la historia de esta infraestructura ya privatizada. La compra la realizó la empresa española Unión Fenosa quien obtuvo el 90.6% de DEOCSA - la Distribuidora de Electricidad de Occidente, S.A. - y el 92.7% de DEORSA - Distribuidora de Electricidad de Oriente, S.A-, cubriendo a 19 de los 22 departamentos del país, con 1.6 millones de clientes que se traducen a 10 millones de los 16 millones de guatemaltecos, representando un 60% de los usuarios conectados a las redes de energía eléctrica.

Sin embargo, no todo fue miel sobre hojuelas para la empresa inversionista española, nueve años después brotaron los desafíos en varios municipios con pobladores que se negaban a la privatización del servicio eléctrico. Comenzaron a darse manipulaciones en los contadores y el robo de la energía, principalmente en  el departamento San Marcos, al punto de haber varias muertes de pobladores y la intromisión en el tema de los carteles de la droga en el país; Unión Fenosa incluso fue noticia con el estado de sitio que le dio el gobierno de Álvaro Colom (2008-2012); tales obstáculos sin vencer obligaron a poner en venta una empresa insostenible con estados financieros preocupantes. Gas Natural Fenosa (la empresa resultante de la adquisición que Gas Natural hizo de Unión Fenosa), también española, tomó el poder, pero hacia el año 2011 la empresa inglesa ACTIS LLP adquirió los activos esperando poder vencer los obstáculos. Cabe mencionar que  ACTIS compró el poder sobre estos activos en USD$345millones y pagó USD$289millones de deuda contraída por Fenosa. Para poder operar en el país constituyó una subsidiaria: Energuate que está constituída por DEOCSA y DEORSA. Se esperaba que un Operador de Redes como ACTIS diera mejores resultados que empresas inversionistas pero para el año 2014 sus análisis arrojaban pérdidas en los primeros cuatro meses de 300 millones ocacionados por los conflictos con más comunidades del país. Las cuentas por cobrar eran insostenibles y comienza así una larga cruzada contra los deudores. ACTIS empieza con el trabajo de regularización y recupera a 62mil64 clientes, empero no es suficiente logro y se vio obligada a vender sus derechos con pérdidas considerables.

17 años después de privatizada Energuate fue comprada por USD$45.5millones menos que en la venta inicial en 1999, quien adquiere esta vez el poder es la empresa estadounidense IC Power que ofrece USD$4mil502millones  a ACTIS LLP sin mayor negociación y en lapso de un mes se realiza la transacción.

¿Quién es IC Power?, ¿cómo llega a tener el poder mayoritario?, ¿por qué?

IC Power es subsidiaria de una transnacional mayor llamada Kenon Holding Israel, empresa israelí que es operadora de redes en Perú, Colombia, Chile, parte del Caribe, Israel y ahora Guatemala.  Llega a territorio guatemalteco, no en 2016, sino tan solo un año después de la transacción entre el presidente guatemalteco Arzú y Fenosa. En aquel tiempo viene con la empresa INKIA Guatemala, S.A. (IEG) ¿Qué relación tienen IC Power con IEG? Ambas son subsidiarias en su porcentaje total de un gigante: Israel Corporation Group (ICG), el poder tras todas las anteriores anexas.

INKIA Guatemala, S.A. (IEG) en 2007 compró a Globeleq Energy Guatemala, S.A. cuando esta sociedad vendió sus activos poseyendo el 25% de Puerto Quetzal Power (PPQ). El resto del poder lo tiene la multinacional estadounidense Ashmore Energy International Ltd. (AEI Energy). Para 2014 IC Power se convirtió en un 100% dueña de las empresas de AEI Energy: Puerto Quetzal Power (PQP) y Poliwatt Guatemala LtdPQP produce el 4% de la electricidad total de Guatemala, y Poliwatt la comercializa, siendo los principales consumidores de lo generado por PQP Deocsa y Deorsa, con un 76%, y la Empresa Eléctrica de Guatemala (EEGSA), con un 24%.

AEI Energy sigue activa y es propietaria de la polémica Jaguar Energy, subsidiaria que actualmente opera la planta Jaguar Energy, en el millonario negocio que representa Jaguar Energy, PQP participa como socio minoritario. En pocas palabras: al adquirir PQP, IC Power tiene ahora intereses en Jaguar Energy completando una movida decisiva en el tablero y convirtiendo a Israel Corporation Group como propietaria de la aplastante mayoría de las acciones tras el servicio de energía eléctrica prestado en el país.

La historia tras las subsidiarias es engorrosa pero arroja claramente el trabajo lento, certero y analítico de Israel Corporation Group que desde el año 2000 ingresó al país y 16 años después ya no es un socio minoritario, sino el poder tras la marca y el servicio. ICG tiene en su poder a dos de las tres distribuidoras de energía eléctrica guatemalteca; la tercera es (EEGSA) la Empresa Eléctrica de Guatemala pero ICG tiene el poder total de su “productor”.

Desafíos que han estancado los activos de tres empresas

Los grandes desafíos a los que IC Power se enfrentará son:

  1. El retraso en la entrada de Jaguar Energy Guatemala (planta complementaria del servicio)
  2. Expansión de las redes que comuniquen a la población que aún no tiene el servicio, trabajo a cargo de Redes Eléctricas de Centroamérica, S.A. (RECSA), la empresa de transmisión de electricidad, que actualmente posee, pues es también propiedad de la subsidiaria Energuate. RECSA es pieza clave del servicio al cliente y del nivel de calidad del servicio ofrecido.
  3. La poca credibilidad con la que Jaguar Energy quedó luego de salir a flote sobornos y corrupción con el expresidente Otto Pérez Molina y la exvicepresidenta Roxana Baldetti, ambos guardando prisión por casos de corrupción aún sin juzgar.
  4. El cobro del impuesto creado para pagar el alumbrado público, ya que no se ha aceptado ninguna regulación o iniciativa de ley en el Congreso de la República que marque precios y formas de cobro estandarizados generando una dependencia directa de cada una de las más de 300 alcaldías del país.
  5. La reducción de las Cuentas por Cobrar que ya ascienden a varios millones, no solo de consumidores pequeños, sino también de morosos extremos como es el caso especial de la Municipalidad de Xelajú en Quetzaltenango que le adeuda una suma de millones de quetzales y no tiene como pagar.
  6. La reducción o eliminación del robo del servicio.
  7. Mejorar las relaciones con comunitarios que le tienen declarada la guerra a este tipo de empresas ya que luchan por la nacionalización de este servicio.

 

¿Qué tiene IC Power que ni ACTIS ni Fenosa tuvieron?  Estrategia administrativa 

Experiencia en el área. Administrativamente hablando “correrá con ventaja” por su experiencia, no es lo mismo ser inversionista en un variopinto de empresas especializadas a ser un experto en un solo campo. Se podría avisorar entonces un futuro mayor que los cinco años (por promedio) que le poseyeron las tres transnacionales antes que ella y con la tendencia a incrementar las deudas.

Las fuerzas que impulsan a las compañías a penetrar y crecer en sus territorios son clientes, competencias y cambio. Los clientes de IC Power no tienen más opciones para satisfacer la necesidad del servicio y aún hay un porcentaje considerable de clientes por adquirir, el monopolio, las áreas sin cobertura y el crecimiento poblacional se sitúan entonces a favor del crecimiento de Energuate; no hay competencias con las cuales reñir y entonces queda el factor ‘cambio’ que deberá ocurrir para empezar a disminuir números rojos. Con una gestión correcta esta empresa podría crecer y por fin invertir en infraestructura. IC Power también ha acabado con el outsourcing (subcontratación) que manejaba ACTIS LLP al adquirir el 100% en las acciones de las otras dos empresas clave de Energuate: la Comercializadora Guatemalteca Mayorista de Electricidad, S.A. (CGMESA) encargada de la comercialización de electricidad con los grandes consumidores; y Redes Eléctricas de Centroamérica, S.A. (RECSA) la empresa de transmisión de electricidad. Sin el outsourcing las empresas se pueden dedicar a especializar su negocio sin gastar tiempo y energía, entiéndase dineros, en lo que no maneja bien, siendo IC Power un operador de redes con el suficiente éxito en otros países, no necesita delegar a empresas ajenas parte de su trabajo, puede acaparar el proceso completo.  Otro punto a favor de esta subsidiaria de Kenon Holding es que el benchmarking, entendiéndolo como el proceso continuo de evaluación y medición del servicio de energía, se hará de forma competitiva sin dejar de ser interna, comparando procesos y resultados con cualquiera de los métodos y técnicas de los otros países manejados por Kenon en Sudamérica o El Caribe (cercanos cultural y goegráficamente), compararán éxitos de otros lugares a sabiendas de las medidas, soluciones e ideas exactas que se implementaron en esas áreas.

La responsabilidad de la toma de decisiones cae ahora sobre los hombros del nuevo Gerente General de Energuate, Luciano Galasso,  profesional con más de 20 años de experiencia en el sector de distribución en numerosos países de Sudamérica.

Javier García Burgos, CEO de IC Power, afirmó ante los medios de comunicación que se encuentran preparados para operar en el mercado de distribución en Guatemala con un equipo de profesionales latinoamericanos con amplia experiencia en empresas de distribución eléctrica de primer nivel. Ambos han ratificado ante los medios de comunicación nacionales que se comprometen a continuar  con la prestación de un servicio estable y confiable que cubra, a cada vez más usuarios y que invertirán lo necesario; buscan también la mejora de la calidad de servicio, reducción de las pérdidas de energía, relaciones con las comunidades y la disminución de la accidentabilidad.

En pocas palabras y a modo de resumen

El holding Energuate que ha resultado ser una empresa con desempeño dudoso, que no ha apostado por la inversión y con varios puntos débiles, cuenta  ahora con la base de una corporación de tamaños monstruosos y con experiencia suficiente. Sin embargo con toda esta “mala fama” debe ser rentable aún con las dificultades mencionadas, si no lo fuera ya habría quebrado, por el contrario, aun estando con deudas ha llamado la atención de uno de los mayores poderosos del recurso energético del mundo; se puede inferir que hay mejores futuros con la correcta dirección.

Las metas de desempeño de IC Power serán tan claves como la experiencia en los temas, los procesos y caminos que sigan para alcanzarlas el servicio de energía eléctrica guatemalteca se sigue enfrentando aún a problemas invariables, fijos y aumentativos.

Israel Corporation Group, el poder tras la marca y el servicio, tiene en su poder a casi la totalidad de empresas que en conjunto prestan el servicio. Quedará por tanto en su correcta administración que las utilidades y activos caigan o levantar, de una buena vez, un servicio que es sumamente indispensable para los guatemaltecos. Nosotros ¿seremos simples observadores del juego de compra venta de un recurso o presionaremos, como sociedad civil para tener el servicio de calidad por el que pagamos?

La compra de la empresa eléctrica en Guatemala y su significado
Comentarios