Buscar

MUNDIARIO

Cómo reunificar varios créditos para no ahogarte en tus deudas

Reunificar varios créditos nos puede ayudar a pagar menos cada mes, aunque puede costar un dinero y sale más caro a la larga.
Cómo reunificar varios créditos para no ahogarte en tus deudas
Cómo reunificar deudas. / Pixabay
Cómo reunificar deudas. / Pixabay

HelpMyCash

Redacción de HelpMyCash.com

El recibo de la tarjeta de crédito, la letra del coche, la cuota de un préstamo que solicitamos para reformar el hogar… Las deudas financieras pueden acumularse hasta límites insospechados sin que nos demos cuenta. Sin embargo, y por fortuna, existe una operación con la que es posible agruparlas todas ellas (o una buena parte) para reducir su carga mensual: reunificar esos créditos en uno solo. Ahora bien, desde el comparador bancario HelpMyCash.com alertan de que debe hacerse bien para que no salga más caro de la cuenta tanto a corto como a largo plazo. 

¿Cuánto se ahorra con una agrupación de deudas?

Como su propio nombre sugiere, reunificar o agrupar varias deudas consiste en pedir un crédito (o ampliar uno vigente) para cancelarlas todas ellas y pasar a pagar una única mensualidad, generalmente con un plazo de amortización más largo. Por lo tanto, es una operación que permite reducir lo que se abona cada mes para evitar un sobreendeudamiento por culpa de las cuotas de muchos préstamos.

Imaginemos, por ejemplo, que tenemos las siguientes deudas: 10.000 euros por un crédito de una reforma, con una cuota de 235 euros, 9.000 euros por el préstamo del coche, con unas mensualidades de 300 euros, y 7.000 euros por pagos con tarjetas de crédito, con unas cuotas de 265 euros. En este caso, estaríamos pagando 800 euros al mes para reembolsar un total de 26.000 euros. 

Ahora imaginemos que contratamos un nuevo préstamo personal con un interés del 10% TIN para reunificar todas esas deudas y devolver el dinero en ocho años. Tras la agrupación, pagaríamos una única cuota mensual de 394,53 euros, que es menos de la mitad de lo que abonábamos antes. De este modo, por lo tanto, habríamos reducido notablemente el total a desembolsar cada mes.

¿Cómo se consigue la reunificación?

Existen varias maneras de agrupar varios créditos, pero desde el comparador HelpMyCash.com recomiendan, primero, acudir al banco con el que se tienen más deudas. Si se tiene una hipoteca con esa entidad, se le puede pedir una ampliación del capital para reunificar esos préstamos, ya que así el interés será más bajo. Y si no se tiene, se le puede solicitar un nuevo préstamo personal o ampliar el crédito que tenga un mayor importe.

En caso de que nuestro banco no apruebe la operación, habría que pedir un préstamo personal a otra entidad financiera, aunque es difícil conseguirlo si no se presenta un perfil solvente. Y si esta opción falla y se tiene una vivienda en propiedad y sin cargas, se puede solicitar un crédito con garantía hipotecaria a un banco (aunque es complicado que lo conceda) o a un intermediario o empresa de capital privado como Suitaprest, que aplicará un interés más elevado, pero aceptará perfiles más delicados.

Reunificar préstamos cuesta dinero

En todos los casos, la reunificación tendrá un coste: las posibles comisiones de cancelación de los créditos que se agrupan más las costas de formalización de la ampliación o del nuevo préstamo (comisión de apertura, gastos de escrituración si existe garantía hipotecaria, etc.). Por ello, antes de plantearse esta operación es importante hacer cuentas para asegurarse de poder hacer frente a estas partidas.

Asimismo, al reunificar varios créditos se suele extender el plazo de reembolso para que la cuota restante sea más baja. De esta manera, se puede pagar menos al mes, pero se generan más intereses a la larga y, en consecuencia, se acaba abonando una mayor cantidad de dinero en total. Por este motivo, desde HelpMyCash.com recomiendan no alargar el período de devolución más de lo estrictamente necesario. @mundiario