¿Cómo imaginar la economía del 2021?

Dinero. / moerschy en Pixabay
Dinero. / moerschy en Pixabay
Nadie sabe aún a ciencia cierta qué es lo que sucederá con la pandemia de Covid-19 en las próximas semanas y si, finalmente, alguna de las vacunas que se encuentra en fase de pruebas podrá salir pronto al mercado. Sin embargo, muchos países y empresas del sector privado han empezado a planificar la economía del año entrante.
¿Cómo imaginar la economía del 2021?

Nadie sabe aún a ciencia cierta qué es lo que sucederá con la pandemia de Covid-19 en las próximas semanas y si, finalmente, alguna de las vacunas que se encuentra en fase de pruebas podrá salir pronto al mercado. Sin embargo, muchos países y empresas del sector privado han empezado a planificar la economía del año entrante. Lo mismo sucede con los pequeños y medianos ahorristas, que buscan tomar un poco de ventaja luego de un año oscuro en términos de ganancias y productividad. En la siguiente nota, un panorama general de lo que vendrá.

El mundo moderno nos ha enseñado que intentar proyectar a largo plazo puede ser un error o, al menos, una quimera. En los planes iniciales de este 2020 nadie había tenido en sus cálculos el impacto que la pandemia de Coronavirus podría llegar a tener. Luego de este duro aprendizaje, desde muchos sectores se piensa con más cautela el futuro próximo, aunque de todas formas resulta imposible no intentar imaginar qué es lo que vendrá para hacer estrategias de negocios y movimientos más audaces luego de un año que obligó a muchos políticos y empresarios a gestionar en medio de la incertidumbre.

Si bien los primeros anuncios vinculados a las pruebas exitosas de las vacunas que se están investigando alrededor del mundo despertaron reacciones positivas en los mercados, puede resultar prematuro imaginar un 2021 sin pandemia, ya que aún no hay una fecha certera, mucho menos de un plan de vacunación generalizada que permita pensar en una salida inmediata de las restricciones de circulación para dejar atrás los riesgos de contagio masivo. Sin embargo, hay algunas tendencias actuales que es más que probable que se mantengan en el futuro cercano y es bueno tener en cuenta para imaginar lo que vendrá.

En primer lugar, es imprescindible tener en cuenta que las fintech han llegado para quedarse. Eso puede notarse en las nuevas regulaciones anunciadas al sector, el cual ha tenido un fuerte crecimiento en este año ya que permitió a millones de usuarios en todo el planeta poder manejar su dinero y sus inversiones con practicidad y seguridad, sin necesidad de esperar el tiempo burocrático de los bancos tradicionales y, al mismo tiempo, sin necesidad de salir de sus hogares. Los desarrollos en las empresas tecnológicas vinculadas al mundo financiero seguirán en alza en 2021 y, sin ir más lejos, el valor de las acciones dentro de este rubro ha alcanzado máximos históricos.

Mujer trabajando. / StartupStockPhotos en Pixabay

Mujer trabajando. / StartupStockPhotos en Pixabay 

De esta manera, algunos instrumentos financieros seguirán ganando terreno de cara al año entrante, como es el caso de las billeteras virtuales: cada vez más españoles y españolas, en especial dentro del sector de los más jóvenes, deciden abrirse cuentas dentro de esta plataformas, ya que les permiten administrar su dinero en su teléfono celular, ese dispositivo donde pasan gran parte de sus horas. Además, son ideales para cobrar trabajos temporales o freelance, sin las comisiones que suelen tener los bancos tradicionales para esas operaciones.

Los mismo sucede con los bancos digitales, los cuales han logrado este año competir en mayor escala con las entidades tradicionales, también impactando en los más jóvenes y, también, en el caso de las start ups o pequeños emprendimientos. El mayor acceso a la información sobre estas alternativas, muchas veces detallada en sitios especializados como necesidadesfinancieras.es, logró que se dejaran de lado ciertos prejuicios y temores con estas plataformas. Así, se ha abierto paso a un mundo de transacciones más ágiles, seguras y confiables sin necesidad de cargar efectivo todo el tiempo, acelerando al mismo tiempo los tiempos de las inversiones con ese capital, ya que se encuentra todo en un mismo sitio.

Inversiones cada vez más veloces

Tal y cómo hemos destacado hasta aquí, una de las claves de la economía del 2021 será la velocidad y agilidad para invertir, lo cual impactará tanto en los grandes grupos inversores como en aquellos pequeños ahorristas que buscan generar rendimientos y proteger su capital. Una clara muestra de este fenómeno podemos encontrarla en el boom de las criptomonedas, un activo 100% digital que ha tenido un gran año y las proyecciones para el futuro cercano son más que esperanzadoras.

Bitcoin. / Roy Buri en Pixabay

Bitcoin. / Roy Buri en Pixabay 

La pandemia ha resultado ser una crisis con suerte para las criptomonedas, ya que tuvieron que confirmar su seguridad, transparencia y ventajas comparativas en relación a otros instrumentos y lo han logrado con creces. En primer lugar, su valor tuvo una fuerte alza en un contexto de vacas flacas, lo cual posiciona a las monedas digitales como uno de los instrumentos de inversión y ahorro más interesantes de este año. En segundo término, permitieron que muchas personas pudieran realizar cobros y pagos eficazmente sin necesidad de recurrir a bancos o a entidades que no funcionaban con normalidad por la pandemia.

Las características intrínsecas de las criptomonedas le han jugado una gran pasada en este contexto: nativa digital, sin un organismo central que la regule e independiente de cualquier país, pudo sortear los primeros meses de volatilidad de este año para luego conservar una curva de crecimiento sostenida. El interés de distintos sectores por empezar a operar con esta moneda va en aumento y su protagonismo promete ser mayor el año entrante, más aún con esta creciente digitalización de la vida cotidiana en general y del sector financiero en particular.

De acuerdo a diversos analistas, pese a las proyecciones negativas que se tienen respecto a la economía española en particular dentro de una Unión Europea que sufre el impacto de la pandemia, la mayor utilización de estos recursos puede permitir que los sectores medios y emprendedores de la población no se vean tan afectados por la caída general de la economía, un factor con el que no se contaba en la anterior crisis que golpeó suelo español. Así entonces, pese al pronóstico de una caída del 12,4% de la economía, sus consecuencias pueden llegar a no ser tan visibles para ese arco de la población.

Por último, a la hora de pensar en inversiones cada vez más veloces de cara a la economía del 2021, no se pueden dejar de mencionar la infinidad de alternativas con las que contamos hoy en día si poseemos un smartphone y conexión a internet. Invertir en operaciones binarias, acciones de bolsa, forex y más nunca fue tan sencillo –y necesario- como en la actualidad, por lo que en cualquier lugar y en cualquier momento se puede obtener rendimientos y beneficios, sin importar si somos un experto en el mercado o un principiante que está aprovechando el mayor tiempo en casa.

De esta manera, a la hora de proyectar en el futuro cercano, debemos mencionar que la digitalización irá en aumento y que muchos sectores medios y acomodados podrán encontrar alternativas de escape a un contexto generalizado para nada alentador en términos de empleo e inversión hasta que no se encuentre la vacuna frente al Covid. Internet, ese aliado que nos ha permitido comunicarnos con nuestros seres queridos, superar el tedio del encierro y distraernos en este angustiante panorama, también puede ser nuestra llave maestra para ganarle a la crisis y pensar nuestra economía personal en 2021.

¿Cómo imaginar la economía del 2021?
Comentarios