¿Cómo debe facturar un autónomo?

Dinero. / Pixabay.
Dinero.
Cuando un autónomo empieza, la facturación es uno de sus primeros quebraderos de cabeza pues hay que tener en cuenta muchos conceptos.
¿Cómo debe facturar un autónomo?

Cuando un autónomo empieza, la facturación es uno de sus primeros quebraderos de cabeza pues hay que tener en cuenta muchos conceptos.

Un autónomo se puede encargar personalmente de sus facturas, aunque lo mejor es usar algún programa como los de SDELSOL, que permiten llevar las cuentas sin errores.

De todas maneras, y aunque usemos uno de estos programas de facturación, hay conceptos que debemos conocer y que vamos a analizar.

La base imponible

El primer concepto para hacer una factura de manera correcta es el de base imponible. Esos son nuestros ingresos brutos, y hay que incidir en el término “brutos” porque algunos autónomos se confunden cuando hacen la factura y piensan que están ganando más de lo que van a ingresar en realidad.

A esa base imponible habrá que retener el IRPF (si estamos facturando a una empresa) y sumarle el IVA, lo que dará el importe final que nos tiene que pagar el cliente.

El IRPF

El IRPF o Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas es otro de los conceptos que aparece en cada una de nuestras facturas.

Hay algunas excepciones, pero para los autónomos ese IRPF es de un 15 % o de un 7 % durante los tres primeros años de la actividad, aunque esta retención tan baja no siempre nos interesa.

Al hacer una factura a una empresa, de la base imponible reducimos ese IRPF que dejamos de cobrar. En números redondos, si nuestra base imponible es de 100 euros, reducimos 15 € de la misma o 7 € durante los tres primeros años (si nos interesa).

Este es un pago que hacemos “a cuenta” a Hacienda, que adelantamos, y es el cliente el que se encarga de ingresarlo por nosotros.

En las declaraciones trimestrales de IRPF esos pagos se irán regularizando, por lo que si hemos ingresado de menos habrá que pagar la diferencia. Es por eso por lo que dependiendo de las ganancias que tengamos, puede no interesarnos pagar solo el 7 % aunque nos lo permitan durante los tres primeros años en los que somos autónomos.

IVA

El Impuesto de Valor Añadido se pone siempre en la factura, ya sea para un profesional o para un cliente. Hay varios tipos, aunque como autónomos tendremos que aplicar casi siempre el 21 %.

Se calcula a partir de la base imponible, sin tener en cuenta la retención del IRPF, y se lo cobramos al cliente, aunque lo cierto es que cobrar no es la palabra adecuada y aquí es cuando los autónomos que empiezan cometen un fallo.

Ese dinero no es nuestro, y aunque el cliente nos lo paga a nosotros en realidad es de Hacienda y hay que ingresarlo cada tres meses.

Al hacer la declaración trimestral hay que hacer unos cálculos, para ver cuánto IVA nos han pagado y cuánto hemos pagado nosotros. Del resultado de esa operación saldrá la cantidad que debemos ingresar o si no debemos ingresar nada.

Es muy importante que nunca gastemos el dinero que proviene del IVA, aunque esté en nuestra cuenta, pues si lo hacemos tendremos un problema con Hacienda al no poder pagarlo.

¿Cómo debe facturar un autónomo?
Comentarios