España rechaza la propuesta de la Comisión Europea de considerar "verde" la energía nuclear

Una central nuclear en Francia. RR SS.
Vista de una planta de energía nuclear. / Mundiario

“El gas natural y la nuclear no pueden ser consideradas tecnologías verdes ni sostenibles (…). “No tiene sentido y manda señales erróneas para la transición energética del conjunto de la UE”, sostiene el Ministerio de Transición Ecológica.

 

España rechaza la propuesta de la Comisión Europea de considerar "verde" la energía nuclear

España rechaza la propuesta de la Comisión Europea de considerar verde la energía nuclear. Fuentes del Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico han adelantado este domingo que “el gas natural y la nuclear no pueden ser consideradas tecnologías verdes ni sostenibles en el reglamento de taxonomía, con independencia de la posibilidad de que se puedan seguir acometiendo inversiones en una u otra”. 

“Independientemente de que puedan seguir acometiéndose inversiones en una u otra, consideramos que no son energías verdes ni sostenibles”, ha añadido poco después el departamento que dirige Teresa Ribera en un comunicado. “No tiene sentido y manda señales erróneas para la transición energética del conjunto de la UE”. Así, el ministerio defiende que ambas tecnologías de generación eléctrica deberían quedar recogidas en una categoría “ámbar, intermedia, por su papel en la transición, pero que no sean consideradas verdes, donde están otras energías claves para la descarbonización y sin riesgo ni daño ambiental”. 

El proyecto de Bruselas

La respuesta del Gobierno español ha llegado después de que la Comisión Europea confirmara que busca fórmulas para calificar como “verde” la energía nuclear. Bruselas ha puesto en circulación este 1 de enero un proyecto legal que pretende modificar la clasificación de las energías considerables sostenibles a efectos de los inversores e incluir en ella la energía nuclear y el gas natural.

De acuerdo con El País, que ha tenido acceso al texto de 60 páginas, el plan europeo prevé otorgar el reconocimiento de verde a las centrales nucleares que ya están en marcha y a las que se construyan al menos hasta 2045, así como a las plantas de generación de electricidad con gas (al menos hasta 2030).

Para ello, la Comisión enmendará la llamada taxonomía o clasificación de las actividades del sector energético que se consideran sostenibles medioambientalmente. Así, nuclear y gas serían clasificadas en la segunda categoría de la taxonomía: fuentes de generación de electricidad bajas en emisiones de carbono y para las que no hay una alternativa ni tecnológica ni económicamente viable. 

El objetivo de la etiqueta "verde", que se otorga a los proyectos verdaderamente respetuosos con el clima, es atraer orientar la inversión financiera hacia esos proyectos. Según Bruselas, la financiación en esta rama será “vital” para descarbonizar la producción energética y cumplir el objetivo de reducir a cero las emisiones en 2050, fijado en el Pacto Verde de la UE. Los datos sostienen que el consumo energético supone el 75% de las emisiones de gases con efecto invernadero en territorio comunitario.

La propuesta, previsiblemente muy polémica, ya ha generado malestar en el seno del Ejecutivo comunitario. “Cualquiera que diga que podemos conseguir cumplir los objetivos del Pacto Verde para 2050 sin energía nuclear, no está viendo la verdad porque las cifras están aquí”, ha defendido el comisario europeo de Mercado Interior, el francés Thierry Breton, que también ha subrayado que “sin duda, una clasificación que ayude a canalizar la financiación adecuada, también hacia la energía nuclear, para asegurar el llegar [a los objetivos de reducción de emisiones]”.

En el otro extremo, el vicecanciller y ministro alemán de Economía y Protección del clima, el ecologista Robert Habeck, ha dejado claro que “etiquetar la energía nuclear como sostenible es un error con esta tecnología de alto riesgo”. Habeck, que también considera “cuestionable” la inclusión del gas en la taxonomía, ha reiterado que la apuesta para la transición energética debe centrarse en “construir la infraestructura necesaria e impulsar la producción de hidrógeno”.

El asunto es tan sensible que la propia presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha asumido la tutela del proyecto: ha logrado lanzar su propuesta en la última noche del año pero únicamente para someterla a consultas e intentar aprobarla a mediados de enero. Una vez superado este paso, el proyecto pasaría a deliberación por parte del Consejo (en el que se sientan los 27 gobiernos), donde será aprobada salvo que una mayoría cualificada de los Estados se pronuncie en contra, añade El País. @mundiario

España rechaza la propuesta de la Comisión Europea de considerar "verde" la energía nuclear
Comentarios