El comercio en tiendas se redujo un 3,6% en el primer trimestre y online aumentó un 11,6%

Compra online. / Archivo
Compra online. / Mundiario
Mientras el comercio físico se desploma, el comercio electrónico sigue acelerándose. Pero incluso dentro del comercio electrónico unas actividades (bazares multiproducto) aceleran su crecimiento, mientras que otras se hunden (viajes, ocio).
El comercio en tiendas se redujo un 3,6% en el primer trimestre y online aumentó un 11,6%

Según los índices de comercio al por menor elaborados por el INE, el año 2019 las ventas en los establecimientos comerciales físicos anotaron un crecimiento de entre un 2 a un 3 %. Pero los datos acumulados hasta el mes de marzo de este año, con la irrupción de la pandemia y del progresivo confinamiento, según esa misma fuente se produjo un desplome del - 3,6%, hundimiento que a partir del mes de abril se habría triplicado. 

Pero hay en esto matices relevantes. En lo que respecta al comercio físico, durante la cuarentena la distribución minorista de alimentos no se cerró al público. Y por ello, y por la incertidumbre generada, en el primer trimestre las ventas de alimentación se incrementaron un 5 %, mientras que el resto de los productos (equipamiento personal y del hogar que sí cerró al público) caían un - 10 %. Un desplome que se agravaría en los meses sucesivos hasta el – 16 %.

Mientras tanto, en ese primer trimestre de 2020 ¿qué estaba sucediendo con el comercio online o electrónico?. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) elabora y divulga, con no poco retraso, los datos trimestrales de comercio electrónico en España. Un comercio en el que solo un tercio del volumen monetario movilizado lo hace dentro de España.

A comienzos de este mes de octubre conocimos los datos del primer trimestre de este año 2020. ¿Cómo encajó esta pandemia el comercio online en España en ese primer trimestre?.

De entrada se comprueba que el comercio electrónico en su conjunto habría incrementado sus ventas en un + 11,6% a pesar de la pandemia, aunque con comportamientos muy desiguales como recogemos en la siguiente tabla ordenada con las tasas interanuales del primer trimestre de este año sobre idéntico período del año anterior.

Comercio online. / Albino Prada

Fuente: elaboración propia con datos de CNMC

El efecto acaparamiento y sustitución de la tienda física se comprueba, ya en el primer trimestre del año, en el espectacular crecimiento de las ventas online de hipermercados, grandes almacenes e intermediarios financieros. Aunque por su gran volumen lo más destacado sea el crecimiento del epígrafe “Otros” (bazares del tipo Amazon o Alibaba) que crecen cerca de un 40 %.

En el otro extremo se comprueba el desplome sin paliativos de todo lo relacionado con el ocio y el turismo pues sus agencias y operadores (que tienen una cuota en el volumen total del comercio online semejante a la de los citados bazares multiproducto) caen casi un – 7 %, mientras aún lo hace en mayor medida el transporte aéreo o terrestre de pasajeros. Las ventas online de hoteles aún crecían casi un 3 % (la cuarta parte que la media del comercio online), pero debemos tener presente que en este primer trimestre solo marzo acusa el impacto de la pandemia.

Algunos analistas plantean que el actual colapso económico podría tener una salida en forma de K. Que unas actividades se desplomen mientras otras se disparen. Y así parece: mientras el comercio físico se desploma, el comercio electrónico sigue acelerándose. Pero incluso dentro del comercio electrónico unas actividades (bazares multiproducto) aceleran su crecimiento, mientras que otras se hunden (viajes, ocio).

Salida en K que se estaría observando dentro de no pocas empresas: aumento de la venta online y caída de las ventas físicas. Claro que en no pocos casos lo primero no llegue ni de lejos a compensar lo segundo. Es el caso de Ikea que en sus ventas totales cae un -9 % (agosto a agosto) en España, pese a que en online sube nada menos que un 73 %.

Sostenía recientemente que, con el control por los gigantes del big data de una red difusa de distribución y transporte, como mucho sobrevivirán apenas peluquerías, estancos y farmacias en nuestras calles. Toda una galopante dependencia, nada resiliente, de las GAFAM y sus criaturas. Con muy poco empleo directo y con proveedores deslocalizados.

La actual pandemia parece que está acelerando este vuelco y concentración que ya venía de atrás. Un ejemplo de manual en el que vemos como la inconsciencia de millones de trabajadores, cuando actuamos como consumidores, se refuerza con un shock externo.

Y así mientras las economías del mundo se desplomaban a tasas superiores al - 10 % en la primera mitad del año 2020 a causa de la pandemia del covid-19, el fondo de inversión Blackrock anotó crecimientos de sus beneficios superiores al + 20 %, porque participa en la mayoría de las grandes empresas del negocio digital a escala global. ¡Esta si que es una gigantesca salida en K¡

En resumen: lo que vale para unos (Amazon, Blacrock) no compensa para muchos otros (desde Ikea al pequeño comercio local).  Sin pandemia y con pandemia. @mundiario

El comercio en tiendas se redujo un 3,6% en el primer trimestre y online aumentó un 11,6%
Comentarios