Las claves del preacuerdo comercial entre EE UU y México

Banderas de México y de EE UU. Center for American Progress
Banderas de México y de EE UU. / Center for American Progress

Washington y Ciudad de México llegaron a un nuevo acuerdo sin tomar en cuenta a Canadá. Con esta decisión empiezan a peligrar los casi 25 años del tratado TLC, el acuerdo de libre comercio que mantenían las tres naciones.

Las claves del preacuerdo comercial entre EE UU y México

El acuerdo alcanzado entre México y EE UU es un principio preliminar, donde se espera que Canadá tome la decisión de unirse y así reformar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC). La propuesta ha sido discutida únicamente por Washington y Ciudad de México, sin tomar en cuenta la participación de Ottawa por lo que tiene dos opciones, o se une proponiendo ciertos cambios de última hora, o simplemente rompe con el histórico tratado que estuvo vigente por casi 25 años.

Aún falta que el tratado termine de concretar ciertos puntos, con o sin la participación de Canadá, sin embargo ya muestra ciertos puntos específicos que presentamos a continuación:

>  Vehículos: fue el punto más complejo de las negociaciones ya que representa el principal factor en déficit comercial de unos 69.000 millones de dólares con México, por lo que el gobierno de Trump buscaba una reducción. El nuevo acuerdo establecería que el 75% de las partes de los vehículos sean fabricados en EE UU o México, algo que dista del antiguo TLC que fija un porcentaje del 62,5%. Además, la nueva propuesta establece algunos requisitos como que entre el 40% y el 45% de las partes de los automóviles sean fabricados por trabajadores que ganen al menos unos 16 dólares por hora.

> Nuevas cláusulas de suspensión: aunque Trump ha ido cediendo en ciertos aspectos, hay algo en lo que no había querido dar su brazo a torcer, en este caso se trató de una cláusula de suspensión que buscaba acabar con el acuerdo automáticamente luego de cinco años, al menos que los países implicados busquen renovarlo. Las partes, por ahora, habrían acordado que el acuerdo sea revisado cada seis años y si existe discrepancias, estas debían ser resueltas en una década o menos.

> Empleo: el nuevo tratado exige que México se comprometa a implementar medidas más duras para reconocer los derechos de los trabajadores con una negociación colectiva. Ambas naciones establecen que crearán nuevos capítulos individuales para limitar los temas laborales y de medioambiente, algo que no figuraba en el viejo tratado.

> Alcohol: EE UU se compromete a seguir reconociendo el tequila y el mezcal como productos típicos de México, mientras que la Administración mexicana reconocerá el whisky y el bourbon de Tennessee. Además, México se compromete a no restringir el acceso al mercado de quesos estadounidenses con ciertos nombres. @mundiario

Las claves del preacuerdo comercial entre EE UU y México
Comentarios