Buscar

MUNDIARIO

China crece menos pero sigue creciendo más rápido que las economías más importantes

Este 8 de febrero comienza el año del Mono de Fuego en el Horóscopo Chino, que termina el 27 de enero de 2017. Por estos días asistimos al éxodo chino, la gran concentración de las familias chinas en su país para celebrar el año 4713.

China crece menos pero sigue creciendo más rápido que las economías más importantes
Shanghai.
Shanghai.

El próximo 8 de febrero comienza el año del Mono de Fuego en el Horóscopo Chino y termina el 27 de enero de 2017. Por estos días asistimos al éxodo chino, la gran concentración de las familias chinas en su país para celebrar el año 4713, según su calendario.

China no solo acapara el interés del mundo por la celebración del Año Nuevo y por la desaceleración económica y la crisis bursátil que ha vivido desde comienzos de año, también capta la atención el Gobierno Comunista que dispara los cuatro principios de su doctrina a ritmo de rap. Sus cuatro ejes fundamentales: “Repite conmigo, los cuatro integrales, los cuatro integrales  /una sociedad próspera es la meta / repite conmigo, los cuatro integrales, los cuatro integrales / la reforma es el camino”, “repite conmigo, los cuatro integrales, los cuatro integrales / el Estado de derecho está garantizado / repite conmigo, los cuatro integrales, los cuatro integrales / la construcción del partido es clave”.

El Gobierno chino sueña con el paraíso “el medioambiente será más verde y la contaminación desaparecerá”, nadie deberá “preocuparse por comer o beber” y “tu educación, tu carrera, tu jubilación y tus servicios de salud estarán garantizados”. A pesar de la fuerte desaceleración de la segunda economía del mundo, esta potencia mundial sigue construyendo un monstruo ideológico y económico con un proceso de cambio de modelo, potenciando el consumo interno y comiéndose al mundo a través de fusiones y adquisiones allá donde van los chinos buscando oportunidades de inversión.

China se ha convertido en una plataforma mundial de fabricación y tiene, actualmente, la economía manufacturera más grande del mundo. ¿Sabía usted que China produce alrededor del 80% de los aparatos de aire acondicionado del mundo, el 80% de los paraguas, el 70% de los teléfonos móviles y el 60% del calzado del país? También se convirtió, en el año 2007, en el mayor productor mundial de dióxido de carbono, el principal gas causante de efecto invernadero, responsable del calentamiento global. Esto se debió a la creciente demanda de carbón para generar electricidad y a un aumento en la producción de cemento para construir infraestructura.

Según el Financial Times, China fue una vez el “taller de trabajo manual del mundo” y ha pasado a convertirse en el mayor comprador de robots industriales, ya que el aumento de los costes salariales y la creciente competencia con economías emergentes han obligado a los fabricantes a recurrir a la tecnología.  

China sigue creciendo mucho más rápido que las economías más importantes del mundo

Después de haber crecido a ritmos del 9% anual durante los últimos 35 años, la economía china se está desacelerando casi un 7%, según el FMI, asediada por un exceso de capacidad industrial, una deuda en aumento y un enfriamiento de un mercado inmobiliario sobredimensionado. No obstante, China sigue creciendo mucho más rápido que las economías más importantes del mundo. 

Jim O’Neill, el ex-economista de Goldman Sachs que creó el término BRIC’s(Brasil, Rusia, India and China), considera que las opiniones pesimistas sobre la economía de China son poco convincentes. Sólo el 50% de la población china vive en ciudades, mientras que la norma, en las economías más avanzadas, es del 70%. Cree que continuará el movimiento de personas de las zonas rurales más pobres de China a las zonas urbanas industrializadas si China sigue adelante con los planes establecidos de otorgar, a los llamados trabajadores inmigrante, los mismos derechos que poseen los ciudadanos originarios de zonas urbanas. Por otra parte, China ha abandonado su política de “un niño por familia” con la esperanza de que su población aumente en el futuro.

El economista y profesor del IEB, Paul Moran, ha publicado recientemente el estudio “China: inversiones en Europa y España” junto a María Fernández Jiménez y Héctor Flores. Los autores destacan que en los últimos diez años, la economía china obtuvo dinero de préstamos de los bancos estatales y de gobiernos locales e invirtió, en exceso, en una variedad de industrias, como la del cemento, el acero y la calefacción solar, ejemplificando así uno de los graves problemas que enfrenta el país.

El estudio, realizado bajo el Observatorio De Corporate Finance IEB-Deloitte, destaca que “el rápido desarrollo de China es un milagro económico. Ningún país en el mundo ha crecido de una manera tan vertiginosa. Gran Bretaña tardó más de 150 años desde el inicio de la revolución industrial en duplicar el PIB por persona (medido en paridad de poder adquisitivo), de $1.300 a $2.600. Alrededor de 120 años después, Estados Unidos, con una población de tamaño similar al Reino Unido, logró lo mismo en un tercio del tiempo. China lo ha logrado en sólo doce años”.

Al igual que en las economías más desarrolladas, los sectores de consumo y de servicios en China son ahora más grandes y contribuyen más al crecimiento económico de los sectores manufacturero y de la construcción. El gobierno chino tiene previsto la ralentización de la inversión en el sector industrial y espera que el crecimiento sostenido de los ingresos aumente el consumo en el sector de servicios, matiza Moran.

Para asegurar una transición industrial, el gobierno chino cuenta con un buen colchón de reservas financieras y tiene la intención de utilizarlas para financiar proyectos de infraestructura pública dentro y fuera del país. Por ejemplo, China está invirtiendo en dos grandes redes comerciales y de infraestructura que conectan el este de Asia con Europa: la nueva Ruta de la Seda y la Ruta de la Seda Marítima. Ha creado, además, el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB) para mejorar las infraestructuras en Asia. Se estima que la inversión total será de 21.1 billones de dólares.

China ampliará el mercado de sus empresas para que lleguen a ser globales

Otra bomba de oxígeno para China será el poder ampliar el mercado de sus empresas y que éstas lleguen a ser globales. Para ello, necesitan tener presencia en EE. UU y en Europa. En este contexto, Yi-Wen Qian, socia de la consultora Deloitte, considera que “la Unión Europea es uno de los principales inversores en China. Por el contrario, la inversión extranjera directa por parte de China en Europa todavía no tiene gran relevancia (actualmente solo supone el 6% de la inversión total), pero todos los indicios hacen pensar que probablemente Europa, y más concretamente la Unión Europea, se convertirá en los próximos años en un importante receptor de Inversión Extranjera Directa China”.

Y si hablamos de los intereses en América Latina, China se ha constituido como el principal socio comercial de países como Brasil, Chile y Perú, especialmente en tornotres grandes sectores: energía y commodities (productos y materia prima),  infraestructura y la exportación de manufacturas.

China, como el mono, tiene personalidad y carácter; posee múltiples facetas y rara vez se siente subestimada. Dicen que los monos son analíticos y pueden convertir a su favor cualquier situación, pueden encontrar formas originales de hacer dinero. Pero no hay que esperar lealtad de un mono, si tus propios intereses están en juego.