Una Cataluña independiente se quedaría con la mayor red financiera doméstica de España

Sede de Caixabank, en la Diagonal de Barcelona.
Sede de Caixabank, en la Diagonal de Barcelona.

Para España, el federalismo puede ser una oportunidad para aunar en la UE su propia identidad de Estado moderno con las no menos sensibles identidades de Cataluña, Euskadi y Galicia.

Una Cataluña independiente se quedaría con la mayor red financiera doméstica de España

El objeto del federalismo de reconciliar unidad con diversidad puede parecer idealista pero es una realidad inevitable: las sociedades complejas y diversas requieren sistemas flexibles y dinámicos de gobierno.

El federalismo puede conciliar intereses, valores y preferencias diversas que son inherentes a la sociedad.

Para España, el federalismo puede ser una oportunidad para aunar en la UE su propia identidad de Estado moderno con las no menos sensibles identidades de Cataluña, Euskadi y Galicia.

Federalismo y pragmatismo

Veamos un ejemplo práctico que requiere una solución inteligente: las consecuencias de la concentración bancaria y energética.

Una Cataluña independiente se quedaría con la mayor red financiera doméstica de España y con el control de grandes empresas energéticas. Entre otras cosas, porque el proceso de concentración financiera iniciado en 2008 ha primado mucho a los catalanes.

Los números y los porcentajes cantan. Madrid y Barcelona pasaron en cinco años del 40 al 80% del control del crédito y del 20 al 85% de la concentración de sedes de entidades financieras, al tiempo que el volumen de negocio financiero que se gestiona desde Madrid y Barcelona aumentó un 60%.

¿Habría solución sin federalismo?

Una Cataluña independiente se quedaría con la mayor red financiera doméstica de España
Comentarios