Buscar

MUNDIARIO

Casi tres millones de brasileños buscan empleo desde hace más de dos años

A pesar de que es una de las 10 primeras economías del mundo y abarca un 2% del PIB global, Brasil registra un serio problema de movilidad laboral y captación de empleo, sobre todo en la población más joven. 
Casi tres millones de brasileños buscan empleo desde hace más de dos años
El desempleo en Brasil afecta más que todo a la población joven.
El desempleo en Brasil afecta más que todo a la población joven.

Firma

Ricardo Serrano

Ricardo Serrano

El autor, RICARDO SERRANO, colaborador de MUNDIARIO, es un periodista venezolano especializado en política y economía con experiencia en diversos periódicos de Venezuela y un portal web de Argentina. @mundiario

El gigante amazónico ya no es la potencia económica sudamericana que solía ser en el pasado, durante el gobierno izquierdista de Lula Da Silva, pero aunque actualmente cuenta con un crecimiento moderado, todavía no ha logrado solucionar uno de sus principales problemas estructurales. Y es que unos 2,9 millones de brasileños, el 25 % de los 11,6 millones que estaban desempleados en el último trimestre de 2019, buscan una oportunidad de trabajo hace por lo menos dos años, según un estudio divulgado este viernes por el Gobierno.

Así se evidencia la creciente tendencia recesiva del mercado laboral brasileño, que ha forzado a las empresas a limitar su capacidad de contratación ante las incertidumbres políticas internas y la desaceleración del tan extrañado boom de los 'commoditties' (materias primas) que experimentó el país a lo largo de la década pasada.

"La cifra se eleva a 4,56 millones, casi el 40 % de los desempleados en Brasil, si se tienen en cuenta a los que buscan empleo hace más de un año", según el estudio del estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

En un país con una población de más de 210 millones de habitantes, casi 5 millones que forman parte de la población pujante más joven no encuentran la posibilidad de prosperar y tener niveles de crecimiento socioeconómico personal, lo cual a su vez limita la movilidad social de la nación sudamericana. 

Sin embargo, esta no es la peor cifra de desempleo que ha registrado Brasil, pues en el último trimestre de 2018, había un total de 3,1 millones de desempleados que buscaban trabajo desde hace dos años y los que esperaban hacía más de un año, poco menos de dos, sumaban 5 millones de personas. Es decir, se registraba una masa población de casi 8 millones de habitantes en situación de desempleo, lo cual repercutió significativamente en el PIB del mercado laboral y la renta per cápita brasieña de ese año.

"La reducción se produjo gracias a que el índice promedio de desempleo en Brasil cayó desde el 12,3 % de la población económicamente activa en 2018 hasta el 11,9 % en 2019, la menor tasa desde 2016", detalla el informe del IBGE.

Esa cifra relativamente positiva deja entrever que el gobierno brasileño ha creado empleos, pero no en un nivel de oferta suficiente como para llevar el desempleo a un número ideal de 5% o 3% de la población.

De acuerdo con las cifras del IBGE, "el mercado laboral, con una reducción del número de desempleados y el aumento de los empleados y los contratados formalmente", comenzó finalmente a reflejar la lenta recuperación de la economía brasileña tras la histórica recesión de 2015 y 2016.

Ese período de contracción por la caída en la producción y exportación de las materias primas brasileñas, aunado a la devaluación del real por la caída del PIB, disminuyó considerablemente la capacidad de la economía nacional para reaccionar a shocks externos de alto impacto como ese, sumado también a su prologando ciclo de crisis política interna. @mundiario