Buscar

MUNDIARIO

Calviño no presidirá el Eurogrupo a pesar del apoyo de los grandes países de la zona euro

La vicepresidenta del Gobierno se plantó en la reunión del Eurogrupo con los votos de Alemania, Francia, Italia y España; es decir, los cuatro principales países de la zona euro, con casi el 80% del PIB. Pero fue derrotada por el irlandés Paschal Donohoe, que sumó apoyos del luxemburgués Pierre Gramegna.
Calviño no presidirá el Eurogrupo a pesar del apoyo de los grandes países de la zona euro
Reunión telemática del Eurogrupo. / Mundiario
Reunión telemática del Eurogrupo. / Mundiario

Redacción

Análisis de @mundiario

España perdió la presidencia del Eurogrupo frente al candidato de Irlanda. Paschal Donohoe venció a Nadia Calviño pese a contar con el apoyo de Alemania, Francia e Italia, además de España. De inicio, Donohoe solo tenía el apoyo explícito de Austria, que había alabado el rigor fiscal del irlandés. Pero había conseguido el respaldo de Partido Popular Europeo (PPE), lo que le abría el apoyo de Eslovaquia, Eslovenia, Letonia y Chipre. A pesar de que la votación es secreta, según el diario El País todo apunta a que Paschal Donohoe alcanzó los diez votos con los votos que había conseguido en una primera ronda Pierre Gramegna; es decir, los de Holanda, Bélgica y Luxemburgo. Dada la fragilidad de las fidelidades en una votación secreta, fuentes comunitarias que cita el diario de Prisa no descartan alguna deserción en el campo de Nadia Calviño, que se había quedado a un solo voto del nombramiento en la primera votación. Finalmente, el irlandés Donohoe se impuso en la segunda ronda tras retirarse el luxemburgués Gramegna.

El futuro de la Unión Europea –y del euro– está en manos de tres mujeres: la canciller de Alemania, Angela Merkel; la presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, pero a ellas no se podrá sumar como presidenta del Eurogrupo, Nadia Calviño, al no ser elegida este jueves, tras la renuncia del portugués Mário Centeno a un segundo mandato al frente del órgano informal de los ministros de Finanzas del euro. La vicepresidenta del Gobierno español se plantó en la reunión del Eurogrupo, donde no fue elegida, con los votos de Alemania, Francia, Italia y España; es decir, los cuatro principales países de la zona euro, con casi el 80% del PIB. La derrotó el irlandés Paschal Donohoe, que se hizo con los votos del luxemburgués Pierre Gramegna.

Serán, pues, tres y no cuatro las mujeres de Alemania y Francia que podrían compartir el deseo de Ursula von der Leyen de ser algún día testigo de los “los Estados Unidos de Europa, siguiendo el modelo de estados federales como Suiza, Alemania o los Estados Unidos de América”.

Para el semanario Der Spiegel, entre las mujeres al frente de esta gran operación hay un alto grado de compenetración y confianza. Las llamadas telefónicas entre la canciller de Alemania y la presidenta de la Comisión Europea son casi diarias, así como los SMS. A Angela Merkel le interesa conocer lo que se cuece en la Unión Europea, mientras que Ursula von der Leyen, durante 14 años ministra en Berlín, desea estar al tanto de las últimas noticias que circulan en la capital alemana.

La frecuencia de contactos se intensificará todavía más a partir de este mes, como explicó en MUNDIARIO el economista y periodista alemán Carsten Moser. "Porque les esperan grandes retos: no solo está en el aire el plan de reconstrucción definitivo, también el acuerdo final con el Reino Unido por el Brexit. A ellos hay que añadir los conflictos geopolíticos, con los Estados Unidos y China como protagonistas, la firma del acuerdo entre UE y Mercosur – y la pandemia del coronavirus, que, lejos de pertenecer al pasado, sigue coleando, con la continua aparición de nuevos focos", escribió Moser.

Como ya observó el diario La Vanguardia: “las tres mujeres, Merkel, Lagarde y von der Leyen, dos alemanas y una francesa, … afrontan con el resto de los responsables de la Unión Europea, el reto decisivo con el debate del plan de recuperación”. Con Nadia Calviño en la presidencia del Eurogrupo, se hubiera tratado de "un trébol de cuatro políticas con esa tarea titánica por delante", pero no será así.

Qué podrá hacer ahora Paschal Donohoe

Como presidente del Eurogrupo, Paschal Donohoe puede organizar la agenda, priorizar asuntos, elegir el formato de cada reunión y, en definitiva, acelerar o frenar temas. Su puesto también es de representación, al ser el portavoz de los ministros de Finanzas y su voz ante los medios de comunicación y ante los jefes de Estado y de gobierno, ya que tiene que informar al Consejo Europeo a menudo. Puede ser influyente en las discusiones sobre el Presupuesto de la UE y el Fondo de Recuperación y en la redacción posterior de reglamentos. También tendrá peso en los planes de reformas nacionales y la condicionalidad de las ayudas europeas. @mundiario