Cada vez son más las empresas españolas que debido a la crisis se implantan en Marruecos

Centro comercial integrado en el complejo Anfaplace Living Resort, proyecto singular en Marruecos que desarrolló Inveravante en Casablanca.
Centro comercial integrado en el complejo Anfaplace Living Resort, proyecto singular en Marruecos que desarrolla Inveravante en Casablanca.
Entre las empresas española radicadas en Marruecos destacan Inveravante, Naturalim, Urcimar, Frigema, Euromalla, ¡Hola! Maroc, Barceló Casablamca, Banco Popular Español y Konecta Maroc.
Cada vez son más las empresas españolas que debido a la crisis se implantan en Marruecos

Debido a la crisis económica que sufre España, muchas empresas españolas se trasladaron a Marruecos. Entre los sectores prioritarios para la empresa española en el país vecino, los que presentan más oportunidades en un futuro inmediato son: energías renovables, agroindustria y alimentación y tratamiento de aguas, además del equipamiento industrial.

El interés de las empresas españolas por Marruecos es enorme y no deja de aumentar. Ya que en estos tiempos de crisis, la exportación se convierte en la solución para varias empresas españolas que buscan en Marruecos proyectos de infraestructuras, energía y agua con los que engordar sus carteras y adquirir prestigio internacional. En otras palabras, España considera Marruecos como una oportunidad que hay que aprovechar y de la que se pueden beneficiar los dos países. Además, como subraya el diario económico Expansión, el Gobierno está dispuesto a seguir ayudando a la internacionalización de las empresas.

Las razones por las que Marruecos puede constituir un destino interesante para la empresa española son numerosas. En primer lugar, el factor de localización, es decir, la proximidad geográfica. En segundo lugar, la existencia de una mano de obra sustancialmente más barata que la de las economías occidentales y común nivel de formación, con una capacidad de aprendizaje aceptable, lo cual supone probablemente la principal de las ventajas que proporciona en la actualidad Marruecos al inversor extranjero. Y en tercer lugar, la economía marroquí está experimentando un proceso creciente de apertura al exterior, en el que caben destacar los acuerdos de libre cambio firmados con las principales regiones del mundo, especialmente el Acuerdo de Asociación con la Unión Europea, firmado en 1996 y que entró en vigor en marzo de 2000, y que contempla el progresivo desmantelamiento arancelario de los bienes industriales.

Entre las empresas española radicadas en Marruecos destacan Inveravante, Naturalim, Urcimar, Frigema, Euromalla, ¡Hola! Maroc, Barceló Casablamca, Banco Popular Español y Konecta Maroc.

Cada vez son más las empresas españolas que debido a la crisis se implantan en Marruecos
Comentarios