Tres de cada cuatro trabajadores inscritos en un ERTE ya han salido para retomar sus puestos

GF23P26F1_1181
Un mesero en un restaurante en Barcelona / eleconomista.es
Un total de 262 millones de euros en salarios han pasado de ser una carga fiscal para el Estado a reinsertarse en los egresos del flujo de caja de las empresas que reengancharon a esos empleados.
Tres de cada cuatro trabajadores inscritos en un ERTE ya han salido para retomar sus puestos

El mayor logro socioeconómico hoy en día en la convulsa España de la recesión y la pandemia es recuperar el empleo tras haber permanecido en una especie de estado de suspensión remunerada por la misma magnitud de la crisis. Eso es lo que representan los ERTE y lo que han generado en la cultura laboral de los españoles.

Y es que unas 812.438 personas seguían incluidas en un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) al cierre de agosto, 306.104 menos que en julio, lo que supone que tres de cada cuatro trabajadores que llegaron a estar en uno durante la pandemia ya han salido de esta situación. 


Quizás también te interese:

Más de 6.000 españoles consiguieron empleo en agosto pese a la crisis


Esto implica que esos más de 800 mil trabajadores dependen del financiamiento del Gobierno mediante las inyecciones de liquidez que hace a las empresas para garantizar la cobertura de esos fondos destinados al pago de salarios.

Según los datos divulgados este miércoles por el Ministerio de Seguridad Social, “unos 2,5 millones de trabajadores han vuelto así ya a la actividad desde los máximos registrados el 30 de abril cuando llegaron a estar más de 3,38 millones”.

Entonces, un total de 262 millones de euros en salarios han pasado de ser una carga fiscal para el Estado a reinsertarse en los egresos del flujo de caja de las empresas que reengancharon a esos empleados.

“De esta forma, al cierre de agosto, tres de cada cuatro personas incluidas en un ERTE durante la pandemia han salido de esta situación y la gran mayoría para reincorporarse a su puesto”, según ha señalado en rueda de prensa el secretario de Estado de la Seguridad Social, Israel Arroyo.

Ahora el gran reto logístico para las empresas españolas se basa en mantener y retener a su personal a pesar de los embates de una crisis y una recesión que apenas entra en su fase de curva negativa y de estancamiento, pues podría agudizarse más en el próximo trimestre y a inicios de 2021.

“De esas 812.438 personas que quedaban en un ERTE en agosto, 663.656 lo estaban en uno de fuerza mayor, y 148.782 en uno de otro tipo”, precisó el secretario de Estado de Seguridad Social.

El funcionario detalló que, por regiones, “la reducción de los trabajadores en un ERTE ha sido heterogénea en agosto con peor comportamiento en las que tienen mayor peso del turismo, especialmente Canarias y Baleares”.

Por lo tanto, la influencia de la contracción del sector turístico generó que la tendencia de las empresas a aplicar ERTEs se acentuara más en esas zonas de alta renta turística. También son estos sectores -turismo, hostelería y transporte- los que siguen acumulando el mayor número de afectados, según el Ministerio. @mundiario

Tres de cada cuatro trabajadores inscritos en un ERTE ya han salido para retomar sus puestos
Comentarios