Bruselas prohibirá la venta de productos fabricados con trabajos forzados

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. / RR SS.
Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. / RR SS.

El Ejecutivo Comunitario ha creado la medida como parte de un plan para combatir este flagelo que afecta a 28 millones de personas en el mundo.

Bruselas prohibirá la venta de productos fabricados con trabajos forzados

La Comisión Europea presentó este miércoles una propuesta para prohibir la venta de productos cuya elaboración haya sido por medio de trabajo forzado. La medida forma parte de un plan para hacer frente a la esclavitud moderna, un fenómeno que afecta a unas 28 millones de personas, según cálculos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

“Nuestro objetivo es eliminar de la UE todos los productos fabricados a partir de trabajos forzados, independientemente de dónde se produjeron. Nuestra prohibición se aplicará a productos nacionales, exportaciones e importaciones por igual”, informó Valdis Dombrovskis, vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea.

Un cambio en la lucha contra la esclavitud     

La OIT define el trabajo forzoso como “aquel trabajo que se realiza de manera involuntaria y bajo amenaza de una pena cualquiera”. Ante esta situación, Dombrovskis sostiene que la propuesta “supondrá un cambio real en la lucha contra la esclavitud moderna, que afecta a millones de personas en todo el mundo”.

Sin embargo, la aplicación de la norma no será inmediata, pues aún necesita de la ratificación de los Veintisiete y del Parlamento Europeo antes de entrar en vigor dos años después.

Por su parte, Thierry Breton, comisario responsable de Mercado Interior, manifestó que “no podemos mantener un modelo de consumo de bienes producidos de forma insostenible. Nuestro mercado único es una baza formidable para evitar que los productos fabricados con trabajo forzado circulen por la UE, y una palanca para promover más sostenibilidad en todo el mundo”.

¿Cómo funcionará la normativa?

El plan del Ejecutivo es establecer y operar una base de datos pública que contenga información sobre prácticas y productos sospechosos. Sin embargo, para esto será necesario que los países miembros de la Unión Europea designen una autoridad para hacer cumplir las normas.

Ahora bien, si un producto fabricado con trabajo forzado ya se vende en la UE, la empresa involucrada deberá retirarlo del mercado o de lo contrario sufrirá sanciones según la ley del país en el que opera. @mundiario

Bruselas prohibirá la venta de productos fabricados con trabajos forzados
Comentarios