Bruselas considera que la flexibilidad de las empresas debe respetarse

Pedro Sánchez y Ursula von der Leyen. / RR SS
Pedro Sánchez y Ursula von der Leyen. / RR SS
La Comisión Europea recuerda que las subidas fiscales comprometidas por el Gobierno son insuficientes. Añade que algunas medidas no deben modificarse en la reforma laboral. 
Bruselas considera que la flexibilidad de las empresas debe respetarse

A pesar de que Bruselas ha lanzado elogios al plan de recuperación económica de España, hay puntos en discusión. En el análisis que ha realizado del documento -alcanzado por Pedro Sánchez- destaca que el Gobierno deberá tener en cuenta un punto clave a la hora de afrontar las reformas del mercado de trabajo, de pensiones y la fiscal. ¿De cuál se trata?

La Comisión Europea ha mencionado -claramente- que se respete la flexibilidad dentro de las empresas, para que estas puedan adaptarse a los ciclos económicos y mantener la productividad. Esto, sin duda, es materia de negociación ahora entre el Ministerio de Trabajo, , los sindicatos y la patronal.

“Se espera que tenga un elevado impacto a la hora de reforzar el potencial de crecimiento, la creación de empleo y la resiliencia económica social e institucional del Estado miembro”, resalta el Ejecutivo comunitario sobre la propuesta española, en un claro contraste con el lenguaje que utilizaba cuando reclamaba medidas a los gobiernos de Zapatero o Rajoy.

Según El País, el plan ayuda a afrontar la transición ecológica, la digitalización y los retos económicos y sociales subrayados por las recomendaciones específicas de la Comisión, recalca en diversas ocasiones la documentación divulgada por Bruselas. Pero, tal como señalábamos, brinda algunas advertencias en el ámbito laboral, fiscal y de pensiones.

Para Bruselas hay una valoración positiva de la reforma laboral que España trabaja. “En general el plan de recuperación de España incluye medidas para reducir la segmentación del mercado laboral [entre fijos y temporales] y para reforzar las políticas activas que es probable que mejoren el funcionamiento del mercado de trabajo”.

La Comisión también plasma sus cautelas y establece los límites de lo que se puede tocar: “Los cambios no resultarán en obstáculos desproporcionados para que las empresas se ajusten al ciclo y respondan a la evolución de la productividad”.

Como sea, la flexibilidad interna en las empresas es uno de los puntos que facilitó la reforma laboral de 2012 y que el Ministerio de Trabajo quiere ahora limitar, porque considera que precariza a los trabajadores.  @mundiario

Bruselas considera que la flexibilidad de las empresas debe respetarse
Comentarios