Bruselas busca congelar 7.500 millones en fondos a Hungría debido a la corrupción

Johannes Hahn, comisario de Presupuestos. / @JHahnEU.
Johannes Hahn, comisario de Presupuestos. / @JHahnEU.
El Ejecutivo de Orbán plantea hasta 17 medidas para luchar contra el fraude. Por su parte, la Comisión utiliza por primera vez la herramienta que bloquea los fondos a los países miembros.
Bruselas busca congelar 7.500 millones en fondos a Hungría debido a la corrupción

Bruselas utiliza por primera vez la herramienta creada para la congelación de fondos en casos de que los países miembros de la Unión Europea (UE) pongan en riesgo el presupuesto comunitario. La ha utilizado contra Hungría luego de ser aprobada por “unanimidad” por la Comisión Europea, que ahora pasa el caso al Consejo de la Unión Europea, entidad que debe ser la encargada de suspender la entrega de 7.500 millones de euros a Budapest.

Las razones de Bruselas tienen que ver con la detección de “riesgo para el presupuesto de la UE”. "Se trata, en primer lugar, de irregularidades sistemáticas y de deficiencias y debilidades en la contratación pública”, expresó el comisario de Presupuestos, Johannes Hahn, tras finalizar la reunión celebrada durante el domingo. 

Budapest ha respondido con rapidez anunciado hasta 17 medidas con las que se comprometen con el organismo presidido por Ursula von der Leyen ha solventar la situación de corrupción. Pese a esto, mientras llegue el momento y revierten la situación, la Comisión ha sido tajante: “La cuestión es simple. Seguimos en el nivel de las promesas, de los anuncios, es algo serio, pero nada más”, afirmó Hahn.

La decisión del ente comunitario con respecto a Hungría no es algo nuevo. Desde hace tiempo el Ejecutivo y Budapest se han enfrentado por la deriva totalitaria del Gobierno del partido ultraconservador Fidesz. El último enfrentamiento tuvo lugar durante la semana pasada, cuando el Parlamento Europeo aprobó una resolución donde declaraban que Hungría no era una “democracia plena” sino “un régimen híbrido de autocracia electoral”.

Pero en esta ocasión, el Gobierno de Viktor Orbán se ve obligado ha actuar ya que la Comisión prepara consecuencias fuertes contra su deriva totalitaria, empezando por el congelamiento de fondos. La notificación le llegó al Ejecutivo húngaro el pasado abril, allí dejaban establecido que utilizarían por primera vez la herramienta legal, cuestión que les obligó a detallar una agenda de medidas con el fin de negociar con Bruselas y evitarlo.

En términos concretos, el organismo que dirige Von der Leyen puede activar la herramienta si llega a detectar que el presupuesto comunitario está en riesgo en un país. Y eso es lo que ha sucedido con Hungría, nación que acusan de "irregularidades sistémicas, debilidades y deficiencias en la contratación pública” y “conflictos de intereses”.

Tras hacerse público el uso de la herramienta y el congelamiento de fondos, Hungría ha respondido afirmando que planean cumplir “con el 100% de seguridad, Hungría cumplirá con sus compromisos”, según el ministro de Desarrollo Regional, Tibor Navracsics, responsable de los Fondos de Cohesión. Adelanta que “la decisión del domingo es un paso adelante” y expresa que “el Gobierno enviará la legislación necesaria al Parlamento el lunes y el viernes, incluyendo la propuesta para establecer una autoridad que supervise los procedimientos de contratación pública de fondos europeos”.

El organismo planteado por Budapest empezaría a funcionar en la segunda quincena de noviembre y tendrá que apurarse para que realmente funcione. El Consejo Europeo ahora tiene en sus manos dejar a Hungría sin el 65% de sus fondos, concretamente, la decisión deberán tomar en un mes y en circunstancias extraordinarias, el plazo podría aumentar a dos meses. 

“Nuestra conclusión es que las medidas correctoras propuestas podrían, en principio, resolver los problemas descritos en la notificación si se especifican correctamente en las leyes pertinentes y se aplican en consecuencia”, ha explicado Hahn, que cree que el Consejo no aplicará la sanción en caso de que Budapest demuestre que puede cumplir con los objetivos. 

“Alrededor del 50% de todas las contrataciones públicas solo han tenido un postor. Esto está cinco veces por encima de la media europea. Creo que el segundo país está en torno al 15%”, explicó el comisario sobre las razones para activar la herramienta, una que la Comisión utilizará contra todos los Estados que pongan en riesgo el presupuesto europeo. @mundiario

Bruselas busca congelar 7.500 millones en fondos a Hungría debido a la corrupción
Comentarios