Las Bolsas europeas cierran en verde y apuestan por el crecimiento tras semanas de pérdidas

bolsas
Panel de indicadores de los principales mercados bursátiles de Europa / wtcradio.com
El Ibex ha crecido un 2,3% y consolida su segunda jornada consecutiva con ganancias, después de subir un 4% este lunes. Frankfurt, Londres y Wall Street muestran números positivos que calman la tormenta.
Las Bolsas europeas cierran en verde y apuestan por el crecimiento tras semanas de pérdidas

Los mercados están fatigados. Los vaivenes producidos después del inesperado shock de aquel lunes negro de febrero en el que se propagó la onda expansiva del desplome de Wall Street hacia todos los centros financieros del mundo, hoy pasan factura pero también retroceden, pues ahora, aunque el orden económico mundial sigue siendo unipolar y aún mantiene su centro de gravedad en el patrón dólar, los paquetes de estímulo de decenas de gobiernos alrededor del mundo volvieron a despertar la confianza de los agentes que controlan, determinan, administran, mueven y manejan la economía global: los inversores de los grandes parqués bursátiles de Occidente, Wall Street y las bolsas del Viejo Continente.

Los circuitos financieros mundiales están saturados de la liquidez emanada de las grandes estructuras de creación del dinero que alimenta y retroalimenta el ciclo económico planetario: la Reserva Federal y el Banco Central Europeo. 

Y es que las Bolsas de la eurozona quieren seguir recuperando el terreno perdido en marzo por la crisis del coronavirus y han registrado este martes subidas por segundo día consecutivo, animadas por el aplanamiento de la curva de la Covid-19 en la mayoría de países. Precisamente, las tendencias regresivas que ha tenido el proceso biológico de expansión del virus en varios países europeos ha estimulado la percepción de los grupos de poder económico alineados entre gobiernos, empresas y bancos de inversión de la UE para inyectar capitales con la expectativa de se vayan desbloqueando las medidas de aislamiento social y puedan reactivarse progresivamente varios focos de consumo en los sectores clave del mercado que abarcan y controlan esas empresas. 

Y ahora que el epicentro de la pandemia ya no es Europa, sino Estados Unidos, pero todavía la UE tiene los dos mayores focos de contagio en el mundo después de EE UU: España e Italia, el epicentro del movimiento económico se ha trasladado de esos territorios hacia China, que hoy ha superado el primer día sin muertes desde el inicio de la pandemia y recuperó la tendencia alcista de sus mercados, que se ha dejado sentir en los parqués de todo el mundo, mientras el bloque comunitario aguarda a la resolución del Eurogrupo de esta tarde.

Este efecto se produjo debido a que los inversores de los mercados asiáticos vieron con buenos ojos la posibilidad de que la segunda economía del mundo reactive sus exportaciones, vuelva a incrementar su demanda y decida captar nuevas inversiones externas, de las cuales una buena parte tienen origen europeo y norteamericano, lo que trasladó la demanda de cotizaciones chinas a los mercados de la eurozona, todos de muy estrecha relación con el gigante asiático. No obstante, el repunte o la caída definitiva de los mercados europeos se zanjará una vez que se conozca si el Eurogrupo decidirá crear un fondo especial europeo de emergencia para sufragar los gastos de los países en medio de la crisis, una situación que podría afectar el consumo privado y, por ende, la rentabilidad de las empresas.

El optimismo de los inversores europeos se ha moderado tras la apertura de Wall Street, que pierde fuelle respecto a la espectacular subida del lunes, ante una semana que, se prevé, será la más dura en Estados Unidos.

El Ibex ha crecido un 2,3% y consolida su segunda jornada consecutiva con ganancias, después de subir un 4% este lunes. Este incremento representa ganancias por el orden estimado de más de 500 millones de euros. El índice español ha conseguido aguantar por encima de los 7.000 puntos al final de una jornada en la que se ha llegado encaramar a los 7.100 en algunos momentos. 

A la espera de Bruselas, el optimismo ha sido generalizado en los parqués europeos, con la Bolsa de Fráncfort a la cabeza, pues el Gobierno de Alemania sigue apostado por la estabilidad del consumo mediante su inyección continua e indefinida de liquidez para generar actividad financiera, transacciones, oferta, producción y mantener controlada la generación industrial de potencial exportador en beneficio del PIB de la mayor economía de Europa, que es la alemana. 

El selectivo de la capital financiera de la Unión Europea, sede del Banco Central Europeo, ha subido un 2,79%, animado por los buenos datos de la producción industrial en Alemania, y ya ha recuperado un 20% de su valor desde el mínimo del 18 de marzo con la expectativa de una estabilidad en el mercado de trabajo alemán y la posible mitigación de la curva de propagación del virus en ese país en un par de semanas. 

En la misma línea, la Bolsa londinense no ha caído en pánico apenas ha notado la incertidumbre por el estado de salud del primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, y ha registrado un crecimiento superior al 2%, lo que da cuenta del buen estado de salud en que se encuentra la economía británica, la sexta más grande del mundo y, aunque ya no forma parte de la UE, se mantiene como uno de los centros financieros más importantes para Europa por donde circula el capital y la liquidez que alimenta a muchas empresas y gobiernos europeos que tienen inversiones, relaciones y nexos económicos con Londres. @mundiario

Las Bolsas europeas cierran en verde y apuestan por el crecimiento tras semanas de pérdidas
Comentarios