Buscar

MUNDIARIO

La Bolsa española gana un 2,44% y recupera las ganancias previas al estado de alarma

El Ibex ha cerrado con una gran subida del 2,44% que da continuidad al rally del inicio de semana: se anotó un 2,38% el lunes y un 2,15% el martes.
La Bolsa española gana un 2,44% y recupera las ganancias previas al estado de alarma
El parqué de la Bolsa de Valores de Madrid / eldiario.es
El parqué de la Bolsa de Valores de Madrid / eldiario.es

Los mercados siguen reaccionando positivamente a pesar del comportamiento económico marcado por la incertidumbre social, el desgaste producido por la pandemia de coronavirus y la crisis de empleo que ha originado una caída histórica del consumo en España. Cualquier vestigio de volatilidad es interpretado por la Bolsa de Valores como una señal de que algo no marcha bien en la toma de decisiones y eso obliga a los inversores a mover sus capitales hacia zonas o instrumentos financieros seguros en caso de que se avecine una tormenta como la inevitable recesión que toda a la puerta de la economía española. La Bolsa de Madrid ya no le teme al impacto del confinamiento desde hace algunos días.

Es por ello que se ha levantado la tendencia de que nada parece frenar el rebote que ha dado el índice accionario español más cotizado, el Ibex 35, en los últimos días. El selectivo ha cerrado su sexta jornada consecutiva de ganancias, una gran racha que consolida la remontada hasta los 7.100 puntos. Esta evolución de la dinámica financiera en ese este estamento de poder empresarial se traduce en ganancias superiores a los 100 millones de euros solo en la jornada de este miércoles.


Quizás también te interese:

Alemania sabe que no sería ajena al caos económico si los países del Sur tropiezan

Hoy, el español ha estado por encima de los principales parqués europeos, que también han celebrado con bombos, platillos y números verdes el histórico plan de reconstrucción presentado por la Comisión Europea, que esboza una inyección de 750.000 millones de euros en forma de subsidios y créditos a través de un sistema de trasferencias en el que Bruselas ya está trabajando.

El selectivo español ya ha recuperado los niveles previos al anuncio del estado de alarma, es decir, antes de que iniciara el impacto socioeconómico del confinamiento por la pandemia en el país. El cambio de tendencia es evidentemente sólido. Los grandes tenedores de capital han apostado y lo han hecho bien, pues colocaron posiciones bajas y tuvieron rendimientos altos, impulsados por un deseo —el descubrimiento de una vacuna para la covid-19— y una realidad a la vista: la economía recupera poco a poco la normalidad en un proceso que, con algunos sobresaltos por el camino, ya parece irreversible.

Esto implica que los distintos sectores, estructuras y cadenas empresariales, comerciales y financieras han comenzado a reactivar el aparato industrial y laboral de los principales países de la eurozona, lo que se traduce en una recuperación de la normalidad del sistema de vida en Europa, aunque con un contexto de máximo control sanitario y epidemiológico debido a que el enemigo invisible (el coronavirus) aún no se ha ido del Viejo Continente.

Sin embargo, el panorama no está exento de amenazas. Más que del virus, en los últimos días, los shocks llegan de la geopolítica, con China, y muy concretamente Hong Kong, en el centro de todas las miradas. Esto se debe a que la eventual escalada de tensiones comerciales con Pekín por parte de Estados Unidos avizora una posible arremetida financiera contra la Bolsa de Hong Kong, lo que podría generar pánico en las Bolsas europeas cuyos inversores tienen capitales depositados en acciones del parqué financiero y empresarial de la ex colonia británica anexada a China.

La Bolsa del enclave asiático ha cerrado con una bajada del 1,06% tras las grandes subidas del inicio de semana, y su arrastre ha limitado el crecimiento de los parqués europeos en la apertura. Los inversores han recogido beneficios ante el miedo a un rebrote de las protestas por la imposición de una ley de seguridad nacional, que podría generar una parálisis económica y comercial parcial en ese territorio semiautónomo y así perjudicar la actividad empresarial que allí existe de forma vinculada por las bolsas y compañías de la Unión Europea.

En las Bolsas del Viejo Continente llegará una jornada en la que ocurra lo mismo, si se materializa el golpe financiero de EE UU en Hong Kong y el del segundo ciclo de tensiones de la encarnada guerra comercial con China, pero de momento ya se encadenan unas cuentas al alza.

El Ibex ha cerrado con una gran subida del 2,44% que da continuidad al rally del inicio de semana: se anotó un 2,38% el lunes y un 2,15% el martes. Ya ha recuperado un 9% de su valor en las últimas seis sesiones consecutivas en verde, y sus 7.174,5 puntos lo sitúan en los niveles anteriores al estado de alarma, que el Gobierno anunció el 13 de marzo, según reseñó El País. @mundiario