El BEI eliminará las restricciones para financiar a la industria de defensa europea

Nadia Calviño, presidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI). / RR SS.
Nadia Calviño, presidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI). / RR SS.
La propuesta, que espera la aprobación de los órganos de Gobierno, busca satisfacer la demanda de los principales socios comunitarios y la Comisión Europea.
El BEI eliminará las restricciones para financiar a la industria de defensa europea

El Banco Europeo de Inversiones (BEI) ha despejado las incógnitas sobre su postura respecto al aumento de la financiación a la industria de defensa en Europa. La entidad, presidida por Nadia Calviño, propone eliminar la restricción actual que exige que al menos la mitad de los proyectos tengan un destino civil. Según el plan presentado este viernes a los ministros de Finanzas en Luxemburgo, no habrá un porcentaje mínimo obligatorio, aunque se exigirá que una parte, por pequeña que sea, de las inversiones respaldadas tenga un uso no militar.

Aunque los cambios propuestos aún deben ser aprobados por los órganos de Gobierno, todo indica que cuentan con el respaldo del Ecofin, el órgano que reúne a los ministros de Finanzas de los Estados miembro de la Unión Europea. Valdis Dombrovskis, vicepresidente económico, y el ministro de Economía español, Carlos Cuerpo, han corroborado que el plan ha sido recibido con satisfacción en la reunión, lo que prácticamente garantiza su aprobación, puesto que los accionistas son los propios Estados y son quienes tienen que dar su visto bueno.

La eliminación del porcentaje mínimo es solo una parte del plan presentado por Calviño para satisfacer las demandas de los socios comunitarios y la Comisión Europea. Otra propuesta importante es permitir que los bancos comerciales que colaboran con el BEI puedan utilizar las líneas de financiación compartidas para otorgar créditos a las pymes del sector de defensa.

Intensificar y acelerar el apoyo a la industria europea

Además, se prevé la creación de un canal de comunicación en el BEI para ayudar a las empresas interesadas en obtener financiación para proyectos de seguridad y defensa, así como la constitución de un grupo de trabajo dedicado exclusivamente a la gestión de estas solicitudes.

Calviño se mostrado receptiva al nuevo planteamiento. No obstante, también advirtió de forma solapada que la entidad no debía financiar la compra de armas o munición. “Es importante que cada actor en este mercado se centre en los ámbitos en los que tiene un mayor valor añadido”, dando a entender que la tarea del BEI era financiar proyectos para el desarrollo de productos o en líneas de fabricación, no la adquisición de armamento.

A pesar de que el BEI se abrió recientemente a financiar la industria de defensa, hasta el momento no ha experimentado una gran demanda. Por ejemplo, de una línea de crédito de 8.000 millones destinada al sector, solo se han consumido 2.000 millones. No obstante, con los cambios propuestos, se espera un aumento significativo en las solicitudes de préstamos una vez sean aprobados. @mundiario

Comentarios