Buscar

MUNDIARIO

El BCE prepara un plan de préstamos para las empresas afectadas por el coronavirus

La economía europea está urgida de autofinanciamiento para suministrar capitales frescos a los diversos sectores industriales, manufactureros y de servicios de las principales potencias continentales.
El BCE prepara un plan de préstamos para las empresas afectadas por el coronavirus
Sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort, Alemania.
Sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort, Alemania.

Europa busca reanimar su economía, que iba a buen ritmo de crecimiento, pero fue contagiada por la inesperada explosión de la epidemia de coronavirus. Ahora toca empezar, no de cero, pero sí desde abajo. La contracción del sector industrial español, el alemán y la inminente recesión general en la que caerá Italia, podría obligar a Bruselas a gastar más de lo que tenía previsto en su presupuesto operativo para el año fiscal 2020. Lo más importante ahora es imprimirle fuerza y movimiento a los mercados europeos internos, y para ello ha decidido salir al rescate, una vez más, el omnipresente Banco Central Europeo (BCE), que a partir de este martes ya comienza a trabajar en medidas para proporcionar liquidez a las empresas afectadas por las consecuencias económicas del brote de covid-19, según reseñó EL PAÍS tras consultar a tres fuentes familiarizadas con el asunto.

La economía europea está urgida de autofinanciamiento para suministrar capitales frescos a los diversos sectores industriales, manufactureros y de servicios de las principales potencias continentales, que son el foco de la epidemia en el Viejo Continente: Italia, España y Alemania, y en menor medida, Francia y los países bálticos.

Una de las posibles medidas del BCE podría incluir una operación de refinanciación a largo plazo dirigida a las pequeñas y medianas empresas, que pueden ser las más afectadas por la situación. Con esta estrategia, la máxima autoridad monetaria de Europa expandiría los presupuestos, créditos y carteras de gastos operativos de las empresas que han visto una merma su fuerza laboral, aumento en los pasivos de sus nóminas y bajas temporales que originan reclamos y conflictos sindicales con las directivas de las compañías. 

Estas fuentes añadieron que no es inminente una decisión sobre el plan, ya que la labor preparatoria llevaría tiempo, reseñó el rotativo español. Aun así, Europa muestra señales de estar preparada para afrontar las consecuencias económicas de un virus que ha causado más daños financieros que sanitarios, pues el brote ha sido medianamente controlado a través de las medidas de los ministerios de Salud de las naciones europeas, pero el desplome de las bolsas continentales, en especial los índices de España, Alemania, Italia y Francia, se ha convertido en la principal piedra de tranca para la circulación de capitales mundiales hacia adentro de la Eurozona.

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, dijo a última hora del lunes que el banco está listo para tomar medidas "apropiadas y específicas". Las fuentes consultadas dijeron que "aunque el BCE ha hecho el trabajo preparatorio para tal programa en el pasado, todavía tiene que ser debatido por el Consejo de Gobierno y, por lo tanto, todavía se enfrentaría a un análisis exhaustivo antes de su eventual aplicación".

Esto implica que una vez aprobado en el Consejo Europeo, el paquete de medidas también podría dirigirse a la inyección de liquidez fiscal a las carteras de los Estados miembro como recursos adicionales a sus respectivos presupuestos por la actual contingencia sanitaria y económica que atraviesa la UE debido a la epidemia.

Por su parte, el gobernador saliente del Banco de Inglaterra, Mark Carney, ha admitido este martes que el efecto en la economía de la propagación del coronavirus podría ser "grande", pero destacó que "en última instancia será temporal". Bajo la óptica de Carney, Europa podría llegar a ver una curva máxima de propagación del virus y en paralelo una curva de recesión en la economía continental, mas el efecto esperado será de menor intensidad y su capacidad de recuperación financiera a corto plazo podría ser rápida en la medida que la política económica de emergencia del BCE sea efectiva por la vía de la liquidez y la reactivación del flujo dinámico de inversiones. @mundiario