Buscar

MUNDIARIO

El BCE asegura que está listo para ajustar medidas económicas ante la pandemia en Europa

Se trata de un sólido arsenal con el cual el BCE busca compensar su saldo actual en la balanza financiera tras el enorme paquete de estímulo por 700.000 millones de euros en liquidez que inyectó en marzo.
El BCE asegura que está listo para ajustar medidas económicas ante la pandemia en Europa
La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde / Euronews.
La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde / Euronews.

El organismo que controla el monopolio de la segunda moneda más solida de la economía mundial, ha anunciado que está a punto de aplicar una serie de medidas económicas de shock para, precisamente, contener otro shock transversal que sumió en recesión al bloque geopolítico paradigma del desarrollo occidental.

Y es que el Banco Central Europeo (BCE) dijo este lunes que está “listo para ajustar sus medidas por la pandemia”, incluido su billonario programa de compra de activos, “si es necesario para hacer repuntar la inflación” y ante la incertidumbre sobre la recuperación en la eurozona.

Así se lo transmitió hoy la presidenta del ente emisor europeo, Christine Lagarde, a los eurodiputados de la Comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara (Parlamento Europeo) en una comparecencia por videoconferencia.

Esto implica que el BCE podría aplicar este conjunto de estrategias macroeconómicas: primero, abastecerse con una amplia reserva de activos que le permitan respaldar sus reservas monetarias ante cualquier curva negativa que empeore la recesión, es decir, para no quedarse sin liquidez ni financiamiento en caso de que una segunda ola continental de la pandemia vuelva a arropar a Europa.

En segundo lugar, podría inicialmente inyectar liquidez en euros, sobre todo en efectivo, para incrementar la oferta monetaria, estimular la demanda agregada de dinero y así reanimar el consumo para que los precios se ajusten hacian un nivel de mayor rentabilidad que evite que las economías pilares de la Unión Europea (Alemania, Francia, España, Italia, Holanda y Portugal) caigan en una deflación, es decir, una espiral de descenso extremo en el sistema de precios, lo cual devaluaría muchas inversiones y capitales esenciales en todo el mercado interior europeo. 

Se trata de un sólido arsenal con el cual el BCE busca compensar su saldo actual en la balanza financiera tras el enorme paquete de estímulo por 700.000 millones de euros en liquidez que inyectó durante el inicio de la pandemia para evitar que la recesión fuese más grave y que se produjeron acelerados colapsos socioeconómicos en cadena a lo largo y ancho de los países del euro. @mundiario