Protección de Datos impone la multa más alta de su historia al BBVA: cinco millones de euros

Carlos-Torres-presidente-BBVA_1333676698_15353182_1200x675
Carlos Torres, presidente del BBVA.

La sentencia consta de 120 páginas y recoge cinco denuncias de la AEDP, en dos vertientes: la falta de consentimiento informado en el envío de comunicación comercial y la imposibilidad de diferenciar que datos se ceden al banco para su tratamiento comercial y cuáles no.

Protección de Datos impone la multa más alta de su historia al BBVA: cinco millones de euros

El fallo da plena razón a la Agencia Española de Protección de Datos en las cinco denuncias interpuestas contra el BBVA, que a su vez afirma que no ha incumplido la ley y que recurrirá la sanción acudiendo a la Audiencia Nacional.

La primera sanción con una cuantía de dos millones de euros se impuso por vulnerar los artículos 13 y 14  del Reglamento General de Protección de datos los cuales dicen la información que se debe aportar cuando se recogen los datos del interesado. Entre los requisitos figuran los fines que se les va a dar a los datos recogidos el contacto con el delegado de protección de datos ante el cual poder reclamar abusos por parte de la entidad. Respecto al artículo 14 endurece las condiciones fijadas en el artículo anterior al ser los requisitos de información y garantías aportadas ya que los datos recogidos no son cedidos por el titular de los mismos sino por un tercero, como pudiese ser el caso de la cesión de datos por parte del tutor legal de sus padres o menores al realizar operaciones bancarias.

La segunda infracción que recoge la sentencia supone un coste al banco de tres millones de euros y se basa en el incumplimiento reiterado de las garantías fijadas por el artículo 6 del Reglamento General de Protección de datos , piedra angular de la garantía de derechos ya que dice de forma explícita los motivos y los métodos que han de ser usados para que nuestros datos no sean tratados de forma ilícita.

La agencia cuestiona de forma contundente la política del BBVA y exige un cambio radical en su operativa del tratamiento de datos de sus usuarios y clientes dándole un plazo de seis meses para que adecúe sus métodos de trabajo a la ley y los ajuste a los requisitos fijados en los articulo 6 ,13 y 14 del Reglamento General de Protección de Datos.

Si la Audiencia Nacional no estima el recurso del BBVA este tiene seis meses para adaptar todo su sistema y operativa al nuevo reglamento de protección de datos o podría volver a ser sancionado, esta vez con 20 millones de euros o el 4% de su facturación anual. @mundiario

Protección de Datos impone la multa más alta de su historia al BBVA: cinco millones de euros
Comentarios