Bankia no deberá pagar a las grandes empresas por su salida a Bolsa en 2011

José Ignacio Gorigolzarri, jefe de Bankia.
José Ignacio Gorigolzarri, jefe de Bankia.

El banco, eso sí, deberá desembolsar 1.823 millones de euros a inversores particulares, según han dictaminado los tribunales en este polémico caso.

Bankia no deberá pagar a las grandes empresas por su salida a Bolsa en 2011

Los tribunales han forzado a Bankia a pagar 1.823 millones de euros a los pequeños inversores que participaron en la salida a Bolsa en 2011, pero no no harán lo mismo con las grandes empresas. En febrero del año pasado, el Tribunal Supremo explicó que las grandes compañías "tienen acceso a información complementaria" a la del folleto, la cual era "inexacta". Así, los juzgados explican que invirtieron no solo por el valor económico, sino también por la estrategia empresarial o vínculos financieros con Bankia. Iberdrola, Festina, Porcelanosa, Meliá y otras grandes constructoras han perdido y recurrido. Los vascos, entretanto, sí deberán pagar a grandes inversores particulares y empresas pequeñas.

Los denominados "inversores institucionales" de Bankia eran todos los que aportaron más de 250.000 euros en la salida a Bolsa, de acuerdo al folleto. El total de la suma aportada por todos fue de 1.200 millones de euros en acciones en el verano de aquel año. La mitad de ese dinero terminó en pérdidas, mientras que el resto se vendió antes de que los títulos se desplomaran.

Aquellas acciones estuvieron marcadas por la polémica puesto que se llegó a pensar que el Gobierno estaba presionando para favorecer a Bankia en su salida a Bolsa. Más allá de estos puntos con apenas fundamentos, el banco ha sostenido una batalla contra las empresas que le han demandado. Del otro lado, la entidad pública está pagando a los grandes inversores particulares, despachos profesionales (pues ambos pueden ser clientes de banca privada) o incluso empresas pequeñas contra las que está perdiendo en los tribunales. En total, tiene un riesgo de hasta 70 millones de euros por estos frentes.

Bankia aglutinó hasta 1.840 millones a fin de atener todas estas exigencias y todavía cuenta con un remanente de hasta 23 millones para encargarse de aquellos casos que va perdiendo contra grandes compañías.

Compras estratégicas

Varios tribunales han expresado en sus sentencias que invirtieron en Bankia no solamente por la solvencia del emisor, sino también por otros motivos como la estrategia empresarial y de financiación desarrollada desde hace algunos años. Debido a ello, explican que la información que figura en el folleto, considerada inexacta, no es relevante para la adopción de la decisión de invertir en el caso de las grandes corporaciones.

Tal es el caso de uno de los socios estratégicos del banco, Iberdrola. Ibedrola reportó serias pérdidas cuando vendió sus títulos adquiridos en los momentos álgidos de la Bolsa. Bankia llegó a tener un 5% de participación en aquella empresa y tuvieron consejeros cruzados, recuerda El País. Ibedrola perdió su demanda en primera instancia en marzo de este año. Exigía hasta 12.4 millones de euros y fue condenada a pagar las costas porque el juez estimó que tenía más capacidad de análisis que los pequeños inversores e intereses difrentes de la renta que podía sacar de cada uno de sus títulos. Por ello, la empresa ha acudido a la Audiencia Provincial.

Festina Lotus ganó en el juzgado de primera instancia la reclamación de dos millones de euros, mas ha perdido en la Audiencia Provincial de Madrid. Los magistrados de la sala vigésimoquinta se remiten a la doctrina del Tribunal Supremo. “Debe presumirse que un inversor cualificado o institucional goza de otros medios de conocimiento superiores a los de un pequeño inversor, sin que el folleto sea el único medio de conocimiento”.

Aparte, se recuerda que el presidente de Festina Lotus reconoció que compró los títulos "por vincularse societariamente con las entidades prestamistas para asegurarse líneas de crédito para desarrollar su actividad empresarial y compensar el interés”. Otra de las empresas que ha perdido en los juzgados es Porcelanosa. El grupo Villar-Mir, que pide 20 millones, se mantiene a la espera de que se confirme la fecha para el primer juicio. De acuerdo a fuentes cercanas al grupo, la inversión fue hecha a través de las compañías OHL, Ferroatlántica y Fertiberia, quienes llegaron a los tribunales por separado. Javier López Madrid, quien fuera consejero delegado de OHL, fue también consejero de Bankia y está imputado por el escándalo de las tarjetas black.

Entre las empresas que no han demandado están el Banco Santander y Mapfre. El banco se comprometió a asumir los riesgos de sus inversores y la aseguradora entendió que llevaba todas las de perder.

 
> MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Economía.

 

Bankia no deberá pagar a las grandes empresas por su salida a Bolsa en 2011
Comentarios