Buscar

Bancos sobre ruedas: la solución para 352 municipios de la España rural

Los autobuses-oficina permiten acercar las sucursales bancarias a las comunidades rurales, una solución que lleva años presente en países como España, Reino Unido o la India.

Bancos sobre ruedas: la solución para 352 municipios de la España rural
Oficina móvil de NatWest en Princetown. / Steve Daniels (Wikimedia Commons).
Oficina móvil de NatWest en Princetown. / Steve Daniels (Wikimedia Commons).

Firma

HelpMyCash

HelpMyCash

Firma de analistas de productos financieros (cuentas, depósitos, tarjetas, hipotecas...), que colabora en MUNDIARIO.

Los autobuses-oficina permiten acercar las sucursales bancarias a las comunidades rurales, una solución que lleva años presente en países como España, Reino Unido o la India.

La mayoría de nosotros acudimos al banco, pero en algunos pueblos de España el banco visita a sus clientes. Se trata de municipios con una población escasa que, cada cierto tiempo, recibe la visita de un banco ambulante que se mueve a cuestas de un autobús. Y es que tener la oficina del banco debajo de casa tiene los días contados. De hecho, muchos clientes ya han visto como durante los últimos años su oficina de toda la vida echaba el cierre.

En 2016 más de 2.000 sucursales colgaron el cartel de cerrado en su puerta y durante los tres primeros trimestres del pasado año, unas mil bajaron la persiana para no volverla a abrir, según los datos recogidos por el Banco de España. Para este 2018, la tendencia no parece que vaya a cambiar y ya se adivina quiénes serán los protagonistas (Bankia y BMN, EVO o Popular).

Más de un millón de españoles no cuentan con una oficina bancaria en su lugar de residencia, lo que les dificulta el acceso al circuito bancario, sobre todo a aquellos que no pueden trasladarse de un municipio a otro con facilidad. Hablamos, por ejemplo, de personas mayores sin vehículo. Para aquellos que están habituados al entorno virtual, los bancos online se posicionan como la mejor alternativa para luchar contra la ausencia de oficinas. Llega tan lejos como llegue Internet y permite a todos sus usuarios llevar la oficina bancaria en su bolsillo, convertida en un smartphone.

Eso sí, este nuevo ecosistema también es excluyente: para empezar, los que no estén acostumbrados a las nuevas tecnologías tienen que sortear una gran barrera. Pero, además, acceder a la banca online implica tener una serie de recursos, como ordenador, tableta o smartphone, lo que puede remarcar la brecha socioeconómica de España. En este sentido se refería recientemente el subgobernador del Banco de España, al advertir de que las nuevas tecnologías pueden provocar cierta exclusión financiera.

Un autobús convertido en banco

Mientras que el parque de sucursales de las grandes ciudades se renueva, a golpe de espacios diáfanos, nuevas propuestas de interiorismo y personal con tabletas que va de una mesa a otra a atender a los clientes, como en los store de CaixaBank, en la España rural los pueblos comparten oficinas. Para acercar el banco a los clientes, algunas entidades han optado por subir sus sucursales a lomos de un autobús que circula de un pueblo a otro.  Este escenario es el que viven unos 160.000 clientes de las provincias de A Coruña y Ourense. Los autobuses-oficina de Abanca han cumplido ya la mayoría de edad. Son dos vehículos, cuyo objetivo es “acercar el servicio financiero a todos los gallegos y evitar desplazamientos, sobre todo, a la gente mayor”.

Las oficinas ambulantes de la entidad gallega recorren más de 85.000 quilómetros al año, según informan fuentes de la entidad al comparador de bancos HelpMyCash.com, y circulan por 15 localidades. “Además, dan también cobertura financiera en eventos y fiestas populares”.

Pero Abanca no está sola. Bankia también lleva tiempo cargando la oficina a cuestas, de un pueblo a otro de las provincias de Ávila, Segovia, Valencia, Castellón, Madrid, La Rioja y Ciudad Real. En total, 11 ofibuses que recorren alrededor de 40.000 quilómetros mensuales y que dan servicio a la población de 337 municipios españoles. Además, como los de Abanca, atienden eventos específicos.

Como cualquier otra oficina

Los ofibuses, como los llama Bankia, permiten realizar las operaciones habituales que pueden hacerse en cualquier sucursal a pie de calle. Incluso, en el caso de Abanca, cuentan con un vigilante de seguridad que hace las veces de conductor del autobús, informan desde la entidad. Permiten realizar ingresos y disposiciones de efectivo, incluso contratar productos.

Tampoco es algo exclusivo de España, por muy exótico que pueda sonar a los urbanitas, señalan desde HelpMyCash. El banco sobre ruedas (bank on wheels) está presente en otros países. En el Reino Unido, al menos cuatro entidades ofrecen este servicio (NatWest, Lloyds Bank, RBS y Bank of Scotland). El autobús o la furgoneta tuneada como una oficina, con cajero incluido, se mueve bajo un calendario predeterminado, y da servicio a las comunidades rurales de Gran Bretaña. En Irlanda, el Ulster Bank se mueve por las zonas rurales cinco días por semana y acepta depósitos, extracciones de efectivo, pago de recibos y consultas sobre productos y servicios. En 2013 y 2014, ICICI Bank de la India, un país en el que la exclusión financiera es elevada, lanzó varias rutas de autobús-oficina. @mundiario