Los bancos ofrecen créditos más baratos a cambio de una mayor vinculación

usuarios firmando un préstamo / Dreamstime
Usuarios firmando un préstamo. / Dreamstime

Aunque los nuevos préstamos concedidos tienen un interés menor, en muchos casos hay que domiciliar la nómina y contratar otros productos para conseguirlos al mejor precio.

Los bancos ofrecen créditos más baratos a cambio de una mayor vinculación

Aunque los nuevos préstamos concedidos tienen un interés menor, en muchos casos hay que domiciliar la nómina y contratar otros productos para conseguirlos al mejor precio.

Ahora que el interés de las hipotecas ha alcanzado niveles mínimos, los créditos a hogares destinados al consumo se han convertido en una de las principales fuentes de ingresos de los bancos, que utilizan estos productos para atraer a nuevos clientes y retener a los ya existentes. Los beneficios que obtienen las entidades con los préstamos personales no solo provienen del margen de intereses, sino que también del coste de los otros productos vinculados que hay que contratar para poder conseguir financiación con las mejores condiciones.

Domiciliar la nómina, el requisito más habitual

Según el comparador financiero HelpMyCash, una de las condiciones de vinculación que suelen exigir las entidades bancarias es la de mantener la nómina domiciliada (aunque también la pensión o los seguros sociales) durante todo el plazo del crédito al consumo, a veces con un importe mínimo mensual. De esta manera, el banco se asegura de que el cliente no trasladará sus cuentas o sus ingresos a otra entidad, puesto que en caso de hacerlo, el interés del préstamo se incrementaría automáticamente.

Veamos un ejemplo práctico. El Préstamo Personal Open de Openbank, un producto que ofrece hasta 18.000 euros a devolver en un máximo de 5 años, tienen un interés del 9,76 % TAE para los clientes que domicilien una nómina de al menos 900 euros, además de tres recibos de periodicidad mensual. Incumplir este requisito en cualquier momento de la vida del crédito supone un aumento automático del tipo de interés aplicado, que subirá hasta el 11,97 % TAE.

Junto a domiciliar la nómina, también es común la exigencia de contratar otros productos vinculados al préstamo para poder obtener el interés mínimo. Lo más habitual es que se tengan que adquirir uno o más seguros (de vida, de protección de pagos, etc.), una tarjeta de crédito o, incluso, un plan de pensiones. Todos estos productos tienen un coste directo e indirecto que se tendrá que añadir al precio final del préstamo contratado y a la larga lo puede encarecer de forma considerable.

Préstamos sin cambiar de banco

Sin embargo, no todos los bancos exigen aumentar la vinculación para poder obtener sus créditos al mejor precio. Sabedores de que los productos vinculados generan reticencias en muchos solicitantes de financiación, algunas entidades ofrecen préstamos que se pueden conseguir sin necesidad de abrirse una cuenta ni de cumplir cualquier otro requisito de vinculación.

Es el caso, por ejemplo, del Crédito Proyecto de Cofidis, que no tiene comisiones ni productos vinculados y ofrece hasta 15.000 euros a un interés muy competitivo: desde el 5,06 % TAE. Otro préstamo que se puede conseguir sin cambiar de banco es el Préstamo personal de EVO Finance, una empresa especializada en financiación al consumo perteneciente al Grupo EVO que nos puede prestar hasta 30.000 euros a devolver en un máximo de 8 años con un interés del 8,30 % TAE. 

Por tanto, el solicitante de financiación dispone de dos alternativas: aumentar la vinculación con su entidad para obtener un crédito más barato o contratar uno de los préstamos que se pueden conseguir sin cambiar de banco. Como cada caso es un mundo y no se puede decir cuál de las dos opciones es la mejor, siempre habrá que hacer números para ver cuál es el préstamo con el que se pagará menos.

Los bancos ofrecen créditos más baratos a cambio de una mayor vinculación
Comentarios