Buscar

MUNDIARIO

Los bancos centrales no paran la sangría y la Bolsa sigue a la baja

La Reserva Federal de EE UU, el BCE y los bancos centrales de Canadá, Japón, Inglaterra y Suiza anunciaron la puesta en marcha de una acción coordinada pero la caída en el Ibex llegó a superar este lunes el 10% y Wall Street suspendió temporalmente la sesión para evitar las ventas de pánico por tercera vez.
Los bancos centrales no paran la sangría y la Bolsa sigue a la baja
Bolsa de Madrid. / RR SS
Bolsa de Madrid. / RR SS

Firma

Redacción

Redacción

Análisis de la Redacción de MUNDIARIO. Síguenos en Twitter @mundiario

La acción coordinada de los bancos centrales fue insuficiente para frenar la espiral bajista en los mercados bursátiles. Las alertas económicas se disparan a medida que aumenta la paralización de la economía mundial por la crisis del coronavirus. La caída en el Ibex llegó a superar este lunes el 10% y Wall Street suspendió temporalmente la sesión para evitar las ventas de pánico por tercera vez en una semana.

Los futuros en Wall Street rozan el desplome máximo permitido, un 5%, y las Bolsas europeas secundan el desplome. El Ibex, tras hundirse un 20,8% la semana pasada, se derrumba hasta los 6.000 puntos. Llegó a perder un 10% para terminar cediendo el 7,9%.  Los bancos –Santander se desplomó un 11% y cayó hasta los 2,00 euros por acción–, Aena y sobre todo IAG lideraron los descensos de primera hora. A su vez, el barril de Brent se hundió más de un 7% en esta jornada.

Este domingo, la Reserva Federal de EE UU, el Banco Central Europeo y los bancos centrales de Canadá, Japón, Inglaterra y Suiza anunciaron la puesta en marcha de una acción coordinada de todos ellos para proporcionar liquidez al sistema ante la crisis desatada por el coronavirus.

Tras dos intervenciones previas algo más timoratas, la Reserva Federal anunció este domingo por la noche una rebaja de los tipos de interés hasta una horquilla del 0-0,25%, desde el 1%-1,25% en el que se encontraban, además de una ronda de compra de activos por valor de 700.000 millones de dólares. Además de haber dejado el precio del dinero casi a cero, con el fin de favorecer el acceso al crédito de empresas y familias en momentos tan delicados para a actividad económica, la Reserva Federal comprará en los próximos meses bonos del Tesoro por valor de 500.000 millones de dólares y activos de garantía hipotecaria por otros 200.000 millones. @mundiario