El Banco Mundial se suma a la lucha frontal en contra del populismo global

El Banco Mundial ha preparado el informe. / bancomundial.org
El Banco Mundial ha preparado el informe. / bancomundial.org

Ante los grandes desafíos políticos, la institución financiera ha abogado por un nuevo "contrato social" que luche contra el populismo alrededor del mundo. 

El Banco Mundial se suma a la lucha frontal en contra del populismo global

El mundo tiene ahora mismo muchos retos pendientes, desde la crisis de los refugiados, la más que tímida recuperación económica global, hasta el Brexit. Todos esos retos tienen un impacto importante en el devenir de las relaciones internacionales, con implicaciones económicas y políticas por igual.  Para el Banco Mundial, ello puede liberar un auge del discurso populista, así como un mayor descontento social.

Es por ello que el organismo prevé para este año un crecimiento moderado del 1.6% en la economía de Europa y Asía central principalmente. Si bien este modesto avance representa dos décimas por encima del año pasado. Un crecimiento escaso, alerta el Banco Mundial, que puede generar invariablemente, un ambiente poco optimista para la inversión. Además los cambios estructurales en el mercado laboral, provocan temor a la pérdida del empleo.

Los ingresos de la clase media se han estancado, y las desigualdades sociales van en aumento. Ante la falta de respuestas, los electores desconfían cada vez más de los partidos políticos tradicionales y, en opinión del Banco Mundial, apuestan por otras opciones, de corte populista, y hasta extremista. Al calor de estas realidades, el Banco ha preparado un informe que profundiza en el auge del populismo en Europa y Asia central, y que habla del riesgo económico a largo plazo. 

Hans Timmer, economista jefe del Banco Mundial para Europa y Asia central ha opinado que, “La ansiedad que se traduce en el aumento de votos para los partidos populistas tiene su raíz en la ansiedad que provocan los cambios en el mercado laboral, en una falta de seguridad en el empleo. Y el riesgo va en aumento porque los problemas sociales no se están solucionando. Son cambios dramáticos, por la globalización y por las nuevas tecnologías, muy difíciles de asimilar por las personas y, probablemente, la sociedad necesita de un nuevo contrato social, de una nueva forma de relación con el nuevo mercado de trabajo”.

Con esta especie de contrato el Banco pretende que los gobiernos ayuden a las personas a adaptarse a esta nueva realidad. Esto se traduce en sistemas de protección social desvinculados de las grandes empresas para que sean más amplios y accesibles. Otra de las estrategias incluidas debería ser la lucha contra el proteccionismo en todo sentido, ya que las personas tienen que adecuarse a los nuevos tipos de empleos y culturas, y esto no se hace cerrando las fronteras.

El Banco Mundial se suma a la lucha frontal en contra del populismo global
Comentarios